viernes, 30 de mayo de 2008

A Yosef

[por Madison]

Querido Yosef: Continuando con mi anterior carta, que tuve que dejar a medias, intentaré ser honesto conmigo mismo y si, es posible, tambien valiente, y terminar la historia que pretendia contarte lo mejor posible en esa carta sobre la que escribiste que era "la frase mas larga que he leido en mi vida". Al menos a ti te debo una explicación, o mejor dicho un intento de explicación, a modo de eso que suele llamarse epílogo; y debo hacerlo de una forma apropiada para un payaso como yo y que resulte comprensible para un hombre de ciencia como tú. ¿Te has preguntado alguna vez si es posible un verdadero entendimiento, teórico y práctico, entre un payaso y un químico? Mientras el primero se ríe de dolor, el segundo intenta curarlo de diversas formas; el uno se burla de si mismo mientras el otro pretende sondear la naturaleza de la existencia. Creo que no hay ningun puente que pueda unir el abismo que separa la química del humor, pues son irremediablemente opuestos, al igual que nosotros. Entre nosotros, entre tú y yo, siempre estará la tumba de Rut; yo la traje al mundo y tú la amaste, yo ni siquiera tuve ese privilegio......

LOS HERMANOS OPPERMANN