sábado, 31 de mayo de 2008

En relación a Pedro...

[por Iván]

Publicado inicialmente en AbreteLibro el 27-Febrero-2008

Querida Ana:

Llevo toda la noche pensando en lo que me contaste ayer de Pedro. Desde luego, chica, que me dejaste de piedra. En parte ya lo sospechaba, pero no pude pensar que llegara tan lejos. Esta noche no he dormido dándole vueltas. Incluso llevo horas removiendo el café con la duda de si debo hacer algo o decirle algo, o que se yo. Creo que el otro día él ya lo sabía y no quiso decir nada. Y estoy segura de que se lo ha guardado por su propio interés, que Pedro es así, son ya muchos años en lo mismo. Lo que no me imaginaba es que fuera capaz de llegar a ese extremo. Porque puestas a decir la verdad, tuvo que haber sido el martes ¿Cuándo si no?. Sé que me estoy desahogando contigo, pero es que sigo sin salir de mi asombro. Qué desfachatez. No, si es lo que tu dices. Y luego andará diciendo que si tal o que si cual y aquí nosotras llevando la cruz, como si fuéramos tontas. Hala, si son Anita y Maribel, las tontas. ¿Te lo dije o no te lo dije? Estoy por descolgar el teléfono y cantarle las cuarenta, pero estoy segura de que en el último momento no me va a salir. Lo peor fue lo de los vasos. ¿De verdad que lo hizo? Bueno bueno bueno, anoche cuando me lo contabas no daba crédito. Pensaba que me estabas tomando el pelo. Es increíble, absolutamente increíble. De todas formas he hecho lo que me dijiste, he mirado en el armarito pero ahí no hay nada. Seguramente se lo llevó él o ella, que anda qué, menuda lagarta. Y pretendía estar allí a las ocho, como si tal cosa, sin más explicaciones. Esto es igual que lo de las cerillas del año pasado ¿Te acuerdas? Igual o peor, porque eso fue todavía más morro. En el fondo me da hasta pena, Ana. Porque vamos a ver, ¿teníamos confianza para haberlo aclarado antes o no? Pues nada, tuvo que hacer lo de los vasos. ¿No te digo yo que tuvo que ser el martes?
En fin, Anita, que alucino. Bueno cariño, que te tengo que dejar que me están dando las tantas y se me enfría el café.
Un beso

Maribel
.