martes, 6 de mayo de 2008

Querida hija

[por Sarah]

Publicado inicialmente en AbreteLibro el 15-Marzo-2008

Querida hija:

Me ha alegrado mucho recibir tu carta. Los días se hacen muy largos y tener noticias tuyas y de los niños es una alegría enorme. Me he pasado toda la tarde hablando con mis compañeras de vosotros. Contando cómo cuando eras pequeña te ayudaba a hacer los deberes, cómo tu padre y yo conseguimos a base de tantas horas extras enviarte a la Universidad, cómo conseguiste tu sóla, por tus propios méritos aquella beca que te permitió irte al extranjero.

Esos recuerdos del pasado tan agradables que es una delicia compartir alrededor de un cafelito. Les he tenido que contar la boda con todo lujo de detalles, ya sabes cómo se ponen a veces. Hasta cómo era la enagua que llevaste bajo el vestido les interesaba. Hemos llorado todas con el nacimiento de los niños, bueno con el de Carlitos más, claro.

Al final de la tarde, cuando ya se había ido la luz y la asistente ha venido para llevarnos al comedor aún no habíamos terminado, faltaban tantas cosas por contar que creo que vamos a tener conversación para toda la semana.

Espero que este año si os sea posible pasar por aquí cuando vayais de vacaciones. Pero si no es posible, no te preocupes, esas cartas que me envías por mi cumpleaños me alegran tanto y me ponen de tan buen humor que se pasan meses hasta que vuelvo a tener tanta nostalgia.

Hoy no he podido evitarla, me hubiese gustado que tu padre y tu estuvieseis aquí con una pequeña tarta y una vela encendida, como lo hacíamos cuando eras pequeña, te acuerdas?

Ahora voy terminando, llevo toda la tarde dictándole la carta a Carmen y aunque no dice nada la veo un poco fatigada.

Te abraza con todo el cariño del mundo

Tu madre