martes, 29 de abril de 2008

Mi valiente amiga

[por Madison]

Querida amiga:

Ahora que han transcurrido unos meses desde tu muerte y tras mucho meditarlo, me apetece decirte algunas cosas. Primero pedirte disculpas por no asisitir al homenaje que ayer te hicieron; pero tú ya sabes que no soy muy amiga de todas esas cosas, de hecho tú tampoco lo eras. Sabes que te extraño muchísimo? y además tengo un gran pesar porque creo que durante tu enfermedad no supe estar a la altura, al menos a tu altura. Jamás he visto a nadie con tanta entereza ante la adversidad, nos animabas a todos y estabas tan convencida de que superarias tu cáncer!! ahora cuando lo pienso creo que lo que pretendías era infundir valor y ganas de vivir a todos los que estábamos a tu lado.

Veo a tu hija, y te veo a ti, está muy guapa, en estos dos meses ha crecido una barbaridad. ¿Sabes? el sábado estuve allí, en ese pueblo del Pirineo que tanto te gustaba y que tanto disfrutamos de las comidas ¿recuerdas?.

El otro dia, por casualidad estuve viendo la pelicula de Isabel Coixet, Mi vida sin mi. No pude dejar de asociar la vida de Ann con la tuya, las dos tuvísteis la noticia de vuestra sentencia de muerte con antelación. Ella me recordó a ti, nunca escuché queja alguna por tu parte, como ella también pensabas continuamente en los tuyos, tu sonrisa era permanente. Querías disfrutar hasta el último momento esa "nueva" vida que se te impuso. Y fuiste consciente que tras tu marcha la vida continuaría igual, que el tiempo no se detiene para nadie ni por nadie. Pero también sabías que tu camino y tu vida quedaba impregnado a los tuyos. Eras personas de pocas palabras, pero en todo momento decías las adecuadas. Cuando terminó la pelicula mis ojos estaban enrojecidos, pero a pesar de la amargura que me provocó, me sentí bien, me sentí muy unida a ti. Si donde estés me ves te pido que pienses en mi, que cuides de mi. ya sabes que siempre me regañabas no?

Te quiero mucho y siempre te recordaré. Un beso muy fuerte guapa.