domingo, 13 de abril de 2008

En el mar

(Publicada inicialmente por Maverick en ÁbreteLibro el 23-Febrero-2008 a las 20:55h.)

[por Maverick]


Me hablas de brisas y recuerdo el día que nos conocimos… Paseamos por el rompeolas entre la gente que disfrutaba de aquel cálido sol de primavera. Casi sin darnos cuenta nos fuimos despistando de la multitud buscando una intimidad cómplice. Apoyaste tu espalda en el muro de piedra de la margen izquierda de la ría. Yo, delante de ti, miraba tus ojos que guardaban tantos secretos. Tu melena rubia, encaracolada, mecida por la suave brisa marina. Me acerqué más. Posé mis manos en tu cintura. Dudabas. Temías que yo supiera. Pero yo no quería saber. Querías contarme qué pasó en tu vida. Pero yo no quería saber del pasado. También el mío tenía sombras grises. Pero yo quería cerrar todos los libros que había abierto. Envolví tu carita entre mis manos y, lentamente, susurré “qué importa qué nos ha pasado… sólo quiero besar tus labios y empezar contigo una nueva historia, un nuevo libro que no tenga final, mecerme contigo entre sus líneas y amarnos, amarnos hasta que se fundan nuestros corazones con cada página”. Nos besamos. Notaste mi tensión y te acercaste más a mí. Y nunca más ya pude olvidar tus besos, ni tu piel, ni tus caricias…


¿Piensas de verdad que me he olvidado de tus ojos?... tus ojos guardan una mezcla del color del mar en el invierno y de los campos de castilla en el verano. Llevan la Asturias que te vio nacer y el Madrid que te cuidó al mismo tiempo. Igual que el amor que nos unió. ¿Cómo podría olvidar tus ojos, tus emociones, tu sensibilidad, tu entrega, tu pasión en todo lo que haces, en todo lo que dices, en todo lo que sientes?. Te llevo metida en mi piel, en mi sangre… No pienses que yo me he ido… amor… yo sigo aquí en nuestra casa, en el valle. A veces creo verte entre los manzanos y el riachuelo y mi corazón se encabrita… y, de repente te desvaneces, y una lágrima resbala por mi mejilla… ¿Cómo?... ¿cómo es posible encontrarte?, ¿dónde está la llave que me separa de ti?... Te siento reír en mi cabeza. Te veo pintar bajo los árboles. Oigo tu voz en el viento… Lloro. Lloro apretando fuerte mis brazos sobre mi pecho que arde cómo un volcán… Cada minuto muero un poco más… Sólo deseo que llegue pronto el momento de volver a verte, a abrazarte y a sentir tus besos que me dan la vida, que me dan la paz… Sólo puedo ser de ti… amor.