domingo, 13 de abril de 2008

Para Chris

(Publicada inicialmente por Maverick en ÁbreteLibro el 5-Marzo-2008 a las 7:38h.)

[por Maverick]

Hola Princesa:


Aunque no he podido conseguir que estemos juntos en este viaje, quiero decirte que esto lo solucionaré en cuánto llegue a casa. Después de Semana Santa tendré dos semanas de vacaciones y estaremos los tres juntos como os prometí. Es verdad que caminar por estas tierras en la fiesta de San Patricio es mucho más divertido, porque la gente se vuelve más abierta y las calles se llenan de música, de músicos y de banderitas con tréboles verdes y de leprechauns, que son unos duendecitos que sólo habitan en esta preciosa tierra. Estoy seguro de que estos duendes te gustarán y te harán reír mucho. Se parecen a ese muñeco que tienes en tu habitación, ese que tú y mamá bautizasteis como Paddy. La música es muy alegre y te anima a bailar. Estos días, la gente baila en cualquier momento y lugar, basta con que se junte un violín y un bodhram para que dos minutos después ya estén cuatro o cinco personas bailando. ¿Te acuerdas del bodhram?... Claro que sí, Princesa, es aquella especie de pandereta grandota que tocaba el hermano mayor de tu amiguina Sinead cuando estuvieron en nuestra casa este verano pasado. Por cierto, hablando de Sinead, he de decirte que no deja de preguntar por ti. Dice que tiene muchas ganas de verte al igual que Sean y sus papás. No te imaginas la impresión que has causado en sus corazones. Molly me ha tenido una tarde entera hablándole de ti, de tus correrías y tus travesuras… hasta he tenido que llamar a mamá para preguntarle el nombre de tu osito favorito, sí, ese grande con el gorro marinero azul que vigila tu cama cuando estás en el cole… el “tío Peter”. Casí se mueren de risa cuando les conté lo que hiciste la semana pasada en la piscina… sí, sí, ahora te ríes pero el sábado no te causaba tanta risa, ¿eh, brujita?…

Como todavía eres un poco pequeñina para leer esta carta, sé que te la estará leyendo mamá, así que aprovecho para deciros a las dos que os echo muchísimo de menos. Cada vez me cuesta más separarme de vosotras, aunque sólo sea por cinco días, como en este viaje. Tú y mamá sois el tesoro más grande que un hombre puede tener en su vida. Sois el sol que amanece cada mañana en el balcón de mis pensamientos y por vosotras merece la pena todo esfuerzo. Ya que no estoy en casa para leerte un cuento con mamá estas noches, espero que ella te lea esta carta antes de dormir para que sepas que eres la Princesa de mi corazón, que te quiero con locura y que el viernes estaré de regreso para darte ese abrazo tan fuerte que te gusta tanto. Molly y Conor insisten en que en quince días nos quieren ver aquí a los tres. Ya nos han preparado una habitación en su casa y tú y Sinead dormiréis juntas en otra habitación, así que entonces tendréis todo el tiempo para jugar y contaros cosas.


Ya es tarde y tengo que dormir, así que os escribo un beso de buenas noches. Un beso para ti mi amada Chris, mi Princesa y mi luz y un beso para ti Rachel, que me das tanto amor en cada minuto de nuestras vidas. Estáis siempre en mis pensamientos… Eternally yours…


Os quiere (y adora)…
Papá