sábado, 7 de junio de 2008

El éxito

[por Iván]

Querida Leticia:

Que alegría me has dado con la noticia de tu promoción, Directora General de Desarrollo Corporativo Internacional y Consejera de la corporación industrial, nada menos!! Que bien suena, niña. Que carrerón llevas, en dos años te veo de Consejera Delegada. Tu esfuerzo te ha costado, que a nadie le regalan los éxitos Leti. Notas brillantes en la universidad, el master de postgrado en Standford, tantos años de esfuerzo. Siempre fuiste muy dura y exigente contigo misma, pero has conseguido el éxito que tanto te mereces.

Quien te lo iba a decir ¿eh? Me acuerdo cuando llegábamos las dos del colegio, y lo primero que hacíamos era dar un beso a mamá y contarle nuestras aventuras del día. Yo quería ser exploradora ¿te acuerdas?

He visto la foto de tu apartamento en Nueva York en la 5th Avenue, que lujazo niña, y tantos viajes, en avión privado y todo, Los Angeles, París, Londres. Qué vida tan intensa Leti, me siento orgullosa de ti.

Por aquí en casa las cosas siguen más o menos igual. Mamá sigue regular, la semana pasada le subieron la dosis de insulina y ya le cuesta moverse, está un poco gorda, es la maldita artritis, en unos meses creo que no podrá andar. Ayer fui a una tienda que alquilan sillas de ruedas, es la única forma de sacarla a dar un paseo por el parque para que tome el sol. A mi también me viene bien que me de un poco el aire. Por la noche cenamos juntas en la mesa camilla del cuarto pequeño, y luego miramos un rato la tele. Pero mamá se cansa y se queda dormida en el sofá hasta que la llevo a la cama. Luego me pongo un rato a leer o a pensar, o a no pensar, o a hacer cualquier cosa, que se yo, es el rato que me queda para mí, que a veces se hace duro pasar tantas horas con mamá, con ese carácter que tiene.

Por las noches me cuesta dormir, pero por lo menos mamá duerme bien y no se queja.

Bueno hermanita pequeña, que lo dicho, que me alegro muchísimo de tu éxito y a ver si algún mes de estos te coincide alguna reunión en Madrid, que mamá te echa de menos. Recuerda que siempre has sido su preferida.

Dale recuerdos a Frank y a los niños, que monos en las fotos, rubitos como su padre, la próxima vez que los vea igual ya ni los conozco. ¡Y no dejes de hablarles en español que tu eres capaz!, a ver si al final no voy a poder entenderme con mis sobrinos. Ah, y cuéntales cosas de cuando su tia Maripaz era una adolescente llena de sueños.

Pues eso Leti, que un beso de tu hermana que te quiere y otro de mamá que hace un ratito la he metido en la cama, pero me ha dado un beso para ti cuando le he dicho que esta noche te iba a escribir.

Pasadlo muy bien este verano en Australia!!!

Besitos y cuídate mucho,


Maripaz