sábado, 8 de noviembre de 2008

Para Gaviero

[por Madison]
Han pasado más de tres años desde nuestro primer saludo.
Recuerdo que era el mes de Mayo estábamos pasando un buen rato en el foro, junto a mi en ese momento se encontraba Fiorella, entonces apareciste tú. A mi me hizo gracia tu nick, porque como dije en aquel momento había leido el libro de Melville titulado Mallol el Gaviero, tú dijiste que también Alvaro Mutis había escrito varios relatos con ese nombre.
También dije que intuía lo buena gente que eras. Respondiste que lo intentabas.

Desde ese día siempre he esperado tu retorno. Marchabas y al cabo de unos días estabas de vuelta, me encantaba tus saludos.
En este tiempo siempre me he sentido cercana a ti, tú tienes la culpa, me mimaste demasiado.Con una enorme facilidad tenías el don de saber cuando estaba triste y con la moral a ras de suelo, lo mismo si me sucedía al revés, cuando veías que estaba alegre, te alegrabas tú también y me hacías párticipe de esa alegría.
Me has enseñado a escuchar a Bach como debe hacerse, también a describir situaciones y lugares, incluso a percibir aromas por muy lejanas que éstas estuvieran.
Siempre te he apreciado (y continuaré apreciándote) porque eres una persona que no solo me has oido, sino que me has escuchado, no solo me has mirado, sino que me has visto tal y como soy. Incluso te has manifestado publicamente si has observado alguna injusticia, eres genial.
Recuerdo una respuesta tuya en el hilo del foro, sí ese hilo de Preguntar y Responder en el que a veces participabas. Alguien preguntó ¿qué te da miedo? Conocerme, respondiste.

Gaviero, en la vida mira que nos cruzamos con miles y miles de personas, pero qué pocas dejan huella en nosotros. Es por eso que cuando tenemos la suerte de tropezarnos con alguna en nuestro camino no debemos dejarla escapar, o por lo menos luchar para que se quede a nuestro lado.

Quién sabe, puede que hayas decidido tomar rumbo hacia esa taberna de Londres que tanto te gusta...incluso que te hayas convertido en un saxofonista de jazz, en ea misma taberna...quién sabe...

Hace mucho tiempo que para mi dejaste de ser un desconocido

Te echo de menos.
Un abrazo