lunes, 12 de abril de 2010

Dos años

Hoy se cumplen dos años de la inauguración de este Café; era el sábado día 12 de abril del 2008 cuando, a las 2o horas 34 minutos de la tarde, abrió por primera vez sus puertas. Todo el montaje del espacio y la apertura corrió a cargo del amigo Maverick, quien para ese momento incial nos ofreció una magnífica entrada cuyo título era "Davinia", dedicada a la persona para la que había dedicado todos sus esfuerzos para sorprenderla con este maravilloso regalo, Madison, la Dama Misteriosa.


Haciendo gala de su buen hacer y enorme desprendimiento, Maverick no se limitó a entregar las riendas del aún balbuceante Café sino qué, decidió invitar a cuantos amigos quisieran sumarse a disfrutar del local, no como simples clientes sino participando activamente en él. Y fuimos entrando, poco a poco, Andrómeda, 1452, Wara, Desierto, J.R. Gálvez, Anjanuca, Megan, Sarah, Takeo, Troba, y otros muchos amigos que nos sentíamos siempre cálidamente recibidos por Madisón, ya al frente definitivamente, y por el creador y arquitecto de todo, Maverick.

En aquella época, todavía éste era un pequeño local frecuentado casi exclusivamente por amigos que nos sentíamos cómodos e intercambiábamos cartas y palabra mientras degustábamos un café tranquilamente, y como ya he señalado antes, siempre acogidos con cariño por Madison que nos hacía sentirnos en nuestra propia casa y nos proporcionaba un sinfín de sensaciones siempre placenteras.

Ayer mismo decía Madi que en aquella época su autoestima estaba baja, pues menos mal, si hubiera estado a tope no se donde habría llegado. De hecho, ella ha sido, con su forma de ser, con su respeto hacia todos, con su cariño, con su manera de ser, la que ha conseguido que hoy aquél pequeño café haya conseguido ser visitado por tantas buenas gentes, y que a pesar del impresionante aumento de los clientes, todos los que aquí nos juntamos, seamos antiguos o recién llegados, nos encontremos como en casa.

Gracias Madi, por abrirnos tus puertas, por mimarnos, por hacernos sentir bien, en definitiva, por estar aquí. Sabes que somos mucha gente los que te queremos. Enhorabuena.