lunes, 25 de agosto de 2008

Siempre infiel

[por Maverick]

Hola querida:

Nunca dejará de sorprenderme tu tremenda capacidad para cambiar el mundo que me rodea. Es posible que tú quieras llamarlo amor. De hecho, sé que se inflama tu ego cuando te digo que desde el día que nací estaba predestinado a caer en tus brazos. Te ríes de mí cuando juego a ponerte celosa. Yo también, pero en el fondo sabes muy bien que no importa cuántas personas pasen por mi vida porque te sientes absolutamente segura de que siempre, tarde o temprano, acabaré rendido a tus pies.

No importa que me sienta perdidamente enamorado, entregado en corazón, cuerpo y alma. A ti te da igual. Te ríes. Eres fría como el hielo. No, aún eres más. Eres más fría que el frío más intenso que pueda imaginar en este Universo. Eres fría y fea. Tu belleza no existe. Mientes. Me mientes querida, lo sé. Cada día me mientes diciéndome que soy tuyo, que me quieres para ti, que me tomarás un día y que me querrás sin medida y para siempre. Tomarás mi cuerpo, mi mente, mi alma… Te odio. Te odio profundamente incluso sabiendo que me plegaré a tus deseos cuando tu voz pronuncie mi nombre. Tu amor es falso. Falso como tu misma. No te importa el hombre que soy, ni mis hechos, ni mis sentimientos y aún así, no puedo comprender que complejo mecanismo se activa en mi mente cuando, odiándote como te odio, termino llorando a solas cuando descubro que has vuelto a serme infiel. No quiero verte. No quiero oírte. No quiero saber dónde estás. No son celos, traidora. No te sientas tan importante ni tan deseada. Mis lágrimas no son por ti, son por lo que matas en mí.

¿Sabes?, he descubierto que la única forma que tengo de compensar estas lágrimas es abriendo mi corazón, compartiendo lo mejor que existe en mi ser, entregando todos los maravillosos sentimientos que nacen en algún misterioso lugar dentro de mí. Sentimientos que me enorgullecen. Quiero entregar todo esto para que nada bueno quede en mí cuando te dé el capricho de darle un nuevo zarpazo a mi corazón. Cada poco te burlas de mí, de tus nuevos amores, de tus nuevas conquistas que no lo son, ¿me oyes?, no lo son. Ellos no te quieren y yo tampoco. Deseo devolverte todo el daño que me haces pero siento que es humanamente imposible, a no ser amando al mismo nivel que tu incansable sed de conquistas. Tengo la certeza máxima de que no piensas cambiar y que tu fría piel, como tus sentimientos, seguirá buscando calor y refugio en los cuerpos cálidos de tus infinitos amantes o víctimas, porque eso es lo que somos, víctimas de unos encantos que no tienes pero ante los cuales nos rendimos uno tras otro. Hoy también tengo otra certeza y es la de que a tu indiscriminada lista de victorias, a la que acabaré rendido sin remisión, responderé y respondo ya con un cúmulo de emociones y sentimientos llenos de amor y generosidad, de entrega y de cariño, de amistad y de respeto, de luz, de esperanza, de admiración, de coraje, de fuego y de fuerza vital que entrego con pasión, con sangre y con raza española, la que tengo, a todas las víctimas de tu odio y tu desdén por el ser humano.

Querida, hoy como ayer, me has arrebatado a ciento cincuenta y cuatro personas de la vida, de mi vida, pero tienes que saber que no podrás arrebatarme nunca el amor que siento por cada una de ellas, vivo, caliente y bullicioso en mi corazón y en mi alma. Hoy, igual que ayer, prometo serte infiel con todas las personas dignas de pertenecer a la grandeza del ser humano y, aunque al final yo también termine derrotado a tus pies, mis victorias, como las de ellos, se medirán por las personas que amo con el corazón limpio y la mente sana.

Siempre infiel a ti,
Maverick

Pd.- Un enorme abrazo a todas las personas, hombres, mujeres y niños que han perdido la vida en el trágico accidente de avión ocurrido en el aeropuerto de Barajas (Madrid) el día 20 de Agosto de 2008. Siempre con vosotros, siempre unidos, siempre en el corazón.