viernes, 19 de marzo de 2010

Carta a D. historia de un amor


André Gorz nació en Viena, en 1923 en el seno de una familia burguesa de procedencia judía, su padre le envío a estudiar a Suiza donde realizó sus estudios hasta graduarse; posteriormente se instaló en Francia, y dejó de hablar alemán hasta el año 1984

Fue periodista y filósofo, admiraba a Sartre y Camus, entre otros existencialistas de la época.


André y Dorine se conocieron en el año 1947, y estuvieron juntos 58 años, hasta el suicidio de ambos.

Su historia me ha recordado algo a la de Stefan Zweig y su esposa, aunque por distintos motivos también ellos decidieron juntos poner fin a su vida.

El libro se publicó un año antes de la muerte de ambos y en él André hace un repaso de su vida junto a Dorine.

Es la historia de amor de dos personas solitarias, apátridas, sin tierra. Dos personas que tuvieron la suerte de vivir un amor de dimensiones extraordinarias

Es uno de los libros más bonitos, tristes y emotivos que jamás he leído.

Sus cuerpos fueron encontrados uno junto al otro tras ingerir una mezcla de medicamentos. Fue un sábado

En el año 1973 Dorine empezó a enfermar, sufría constantes dolores de cabeza, tras varias radiografía se comprobó que el dolor era a consecuencia de unos productos de contraste que le inyectaron ocho antes cuando la operaron de una hernia discal., el dolor empezaba en los lumbares hasta la cabeza y se fue haciendo insoportable.

Se trasladaron a vivir a la casa que tenían en el campo. André abandonó el trabajo de la ciudad para cuidar a Dorine.

En el año 1973 Dorine empezó a enfermar, sufría constantes dolores de cabeza, tras varias radiografía se comprobó que el dolor se debía a unos productos de contraste que le inyectaron hacia unos años al operarla de una hernia discal.El dolor empezaba en los lumbares hasta la cabeza

Se trasladaron a vivir a la casa que tenían en el campo. André abandonó el trabajo de la ciudad para cuidar a Dorine.
...que el amor es la fascinación recíproca de dos personas en su aspecto más inefable, menos socializable y más reacio a los papeles y las imágenes de sí mismos que la sociedad les impone, y a cualquier pertenencia cultural....
Pág. 30
...había llegado a la edad en que uno se pregunta qué es lo que ha hecho de su vida y lo que habría querido hacer de ella. Tenía la impresión de no haber desarrollado una sola parte de mí mismo y de ser pobre como persona. Tú eras, y siempre lo habías sido, más rica que yo. Te desarrollaste en tres dimensiones....
Pág. 105
...me resulta inimaginable seguir escribiendo si tu ya no estás. Tú eres lo esencial sin lo cual todo lo demás, por importante que me parezca mientras estás ahí, pierde su sentido y su importancia. Eso te decía en la dedicatoria de mi último escrito...
Pág. 106
...me entregaste toda tu vida y todo lo tuyo. A mi me gustaría poder darte todo lo mío durante el tiempo que nos quede. Recién acabas de cumplir ochenta y dos años . Y sigues siendo bella, elegante y deseable...
Pág. 109
Y además si no tenía la seguridad de que podría vivir con ella, al menos estaba seguro de que no quería perderla.
pag. 79
Sin que te dieras cuenta, te saqué una foto de espaldas: caminas con los pies dentro del agua por la gran playa de La Jolla. Tienes cincuenta y dos años. Eres maravillosa. Es una de las imágenes tuyas que prefiero.
pag. 100
Estabas tan hermosa y resuelta en tu silencio que no podía imaginar que pudieras renunciar a vivir, por la ventana abierta, escuché la Novena Sinfonía de Schubert...
pag.102

Recién acabas de cumplir ochenta y dos años. Y sigues siendo bella, elegante y deseable. Hace cincuenta y ocho años que vivimos juntos y te amo más que nunca.

Pág. 109


Carta a D. historia de un amor, de André Gorz