martes, 16 de diciembre de 2008

Miradas

[por Madison]

Estuve paseando por la ciudad, mientras deambulaba sin ningún rumbo fijo iba fijándome en la gente. Les miraba a los ojos (siempre que me encuentro ante una persona, me gusta mirar directamente a los ojos, sin disimulo alguno) habían miradas chispeantes, felices, expectantes, pero también las había perdidas. Miradas de personas que aún estando rodeadas por todas partes de gente y ruido se sentían totalmente solas y vulnerables ante cualquier enventualidad.
Me encontraba ensimismada en mis cosas, en mi situación, en mi vida. Pero por unos segundos me detuve y deseé con todas mis fuerzas sentir el espíritu de la Navidad, poseer alguna fuerza extraordinaria y poder utilizarla para que todas las miradas se reencontraran. La mirada inocente del niño con la mirada de la experiencia del viejo. La mirada de la pareja enamorada con la mirada de las personas que viven en el desengaño y la decepción.

Y pensaba en toda la estupidez humana, en lo irresponsables que somos. Somos poseedores de una vida, sabemos que todos tenemos una fecha de caducidad, y nos pasamos la mayor parte de nuestro valioso tiempo quejándonos de cualquier nimiedad. Dios!!! Que estúpida me siento por no apreciar, por no comprender, por no aceptar, por pedir más de la cuenta, por esperar más de lo que puedo recibir...

Hace un tiempo tuve la gran suerte de conocer a alguien con una hermosa mirada, cada día siento esa mirada dirigida a mi. Cuando me mira se inicia entre nosotros una conversación sin necesidad de palabras, hay en ella humildad, calidez, verdad y mucha belleza.

Y para terminar, si de todo esto que he escrito, por poco que sea. Aunque solo haya sido por unos segundos, has sentido lo mismo que yo, si en algún momento te has preguntado… ¿quizá me lo dice a mi? Si eso sucede, puede que aunque sea de forma invisible exista una gran unión entre nosotros. Quizá compartimos los mismos sentimientos

Buenas noches