miércoles, 8 de octubre de 2008

Conversaciones

[por Madison]

Hacía un tiempo que no me conectaba al MSN, pero hoy lo he hecho. Me encontraba mirando unas cosillas y veo a álguien que entra a saludarme.

- Hola dama qué me cuentas?
- Hola!!!
-Dime que tal por Barcelona?
-Bien, y por América?
-Pués aquí como siempre....(la respuesta prefiero omitirla)
-Cuéntame todo lo que has leido durante este tiempo, dime que estás leyendo ahora
-Antes quiero decirte que estoy muy contenta de poder saludarte
-Yo también, te echaba de menos, por eso he entrado. Dime en qué estás?
-Pués ahora estoy con el libro de Bruce Chatwin, sí el de Patagonia
-En serio? no sabes cómo me alegra oirte eso, creí que nadie leía a Chatwin. Dime, ¿cómo supiste de él, por Sebald?
-No, la verdad es que le conocí por sus libretas
-A mi me entusiasma todo lo escrito sobre aquella tierra
-Lo se, recuerdas Tierra Púpurea? Yo sí
- Claro que la recuerdo, es una delicia, es un libro maravilloso, de hecho cualquier libro de W.A. Hudson es maravilloso.
Sí, es cierto. ¿sabes? me cuesta mucho leer
-Bueno supongo que has llegado a la diferencia entre lector y lector compulsivo
-Sí, supongo que sí.
-Bien, pués nada más Madi, ya continuaremos esta conversación en otro momento.
-De acuerdo hasta pronto

Qué buenos recuerdos han venido a mi mente. Hace unos años coincidimos en un foro de literatura, casi entraba exclusivamente para leer sus comentarios y unas cuantas prsonas más, de él aprendí quién era Sebald, Lobo Antunes, y otros muchos.

Tímidamente iba escribiendo mis anotaciones, un día se interesó por ellas y así se inició un compañerismo fantástico. Yo le admiraba a él en silencio. El me admiraba a mi en silencio. Hasta que un día hablamos los dos y nos sorprendimos los dos. Qué tontos por callar durante tanto tiempo.

Muchas gracias por enseñarme tanto Fernando, alias Me llamo Rojo, Fernando Silvestre, Imitador de Voces y algún otro nick me dejo, iba variando de forma iba leyendo títulos que le gustaban. Es un lujo enorme sentirme amiga de un lector tan ilustre y es un halago enorme que él crea que soy gran lectora.

Por este medio, como es internet también se encuentran personas autenticas, con una calidad humana increible.