domingo, 9 de enero de 2011

Tu ausencia


Hay días en que las palabras se hallan ausentes, cuando eso sucede solo me queda poder mirar.

Buscar un lugar bonito donde sentarme y desde allí mirar hasta donde alcanza mi vista. Los ojos los mantengo tan abiertos que en unos segundos cae ante mí una cortina de lágrimas a causa del esfuerzo y la pena.

Miro en silencio e intento escucharte. Transcurren los minutos y yo sigo escuchándote. Desde mi interior algo me dice que a pesar de la distancia y de la ausencia probablemente sigues cuidando de mí.

Me ves, me presientes, me piensas y me cuidas.

Y entonces viene a mi memoria unos versos maravillosos de Samuel de Beckett, versos que habla de las palabras:

" Escúchalas
sumarse
las palabras
a las palabras
sin palabra
los pasos
a los pasos
uno a
uno"