miércoles, 17 de diciembre de 2008

Amanecer

[por Madison]

Anoche dormí mal, estuve leyendo, pero no dió resultado. Puse una película, pero tampoco surgió el efecto deseado; así que esta mañana al amanecer he salido a la calle, necesitaba notar el aire helado de la madrugada. He caminado por una calle por la que nunca había pasado, he visto a álguien que me observaba y se detenía frente a mi. Me ha mirado de forma indiferente y ha seguido su camino. He visto a personas que por su aspecto se dirigían al trabajo, he visto a una mujer que sujetaba un cesto de la compra. Me he sentido sola, muy sola. Perdida, inmensamente perdida. En esa mujer he creido ver a mi madre, cuando era pequeña siempre íbamos las dos juntas a realizar la compra. Mi madre y yo somos madrugadoras. Por momentos he creido ver a aquella niña que fuí, una niña feliz que se sentía querida, una niña que con su sola presencia hacia feliz a los demás.

He notado cómo las ojos se me llenaban de lágrimas que resbalaban por el rostro. Me he dirigido a casa, necesitaba encontrar algo de calma. El agua caliente de la ducha resbalando por mi cuerpo desnudo ha hecho que desapareciera la tensión acumulada, y poco a poco una sonrisa se ha dibujado en mi rostro.

Salgo de la ducha, he querido verme en el espejo, pero el vaho no me ha dejado. No importa, ya ha pasado el mal momento, ahora empiezo el día tranquila, con la mirada clara y muy transparente. Y continuo con la sonrisa, pero muy dentro de mi, he decidido dejarla ubicada en el corazón.

Qué agradable es sentir paz interior. Y sigo pensando en todas las miradas que me cruzaré durante el resto del día.

Y mientras escribo estas letras no se si de forma muy ordenada y coherente escucho una canción de Sau, me encantan todas sus canciones, ésta se titula Laia, sus letras son puro poema

Buenas noches y gracias por leerme y sobre todo gracias a los que respondeis.