viernes, 12 de noviembre de 2010

Vida


Edward Hopper

Yo les di la vida, las he criado y educado lo mejor que he sabido, también les inculqué unos valores.
Han transcurrido unos años y puedo afirmar sin temor a equivocarme que ellas son mi mayor éxito.
Mis tres hijas.
Todo esto viene a cuento porque dentro de unos días será mi cumpleaños, y como ya son unos cuantos los que cumplo me ha dado por hacer repaso de mi vida.
Mis tres hijas. No está mal. No, definitivamente, viendo el resultado no lo he hecho nada mal.
A veces intento buscar unas palabras bonitas para definirlas o para explicar lo que siento por ellas, pero no me sale ninguna. Es muy difícil esto de escribir, mejor dicho, lo que es difícil es escribir bien.
Solo diré que ellas son como las pinturas de Hopper, llenas de luz. Una luz que entra a raudales y se filtra por todos los poros de mi piel, cada agujerito donde crece un pelo, por ahí se mete la luz y calor que ellas desprenden. Y lo genial es que no son conscientes de que son mi vida. Que si no fuera por ellas en mas de una ocasión hubiese tirado la toalla.
Os quiero chicas, sois guapas por fuera pero por dentro todavía más.