miércoles, 15 de abril de 2009

Perenne

Mientras escucho la música que gotea y empapa lentamente el cristal de mi ventana, mi mente evoca y experimenta el sabor de instantes mágicos vividos junto a ti.

Y así, por unos instantes me convierto en una descubridora de sabores, esencias, preguntas y soledades ...