martes, 21 de abril de 2009

Escala

Mañana con la llegada del sol arribaré a un puerto donde hace ya tiempo que no hago escala. La verdad es que me apetece, es una ciudad especial para mi y me encanta cada vez que paso unos días en ella. Pasear sus calles, con la mirada hacia arriba disfrutando de sus edificios; sentarme en alguna de sus terrazas y ver como bulle la vida en sus aceras; perderme al caer la noche por sus calles, dejándome embargar por sus olores, ruidos y silencios. Lo dicho, todo un placer.

Y este año viviré en ella una fiesta importante para mi, el baile de los libros, sant Jordi, toda una experiencia, así que al final de la tarde del jueves recorreré La Central del Raval, una librería que particularmente me gusta visitar a última hora, remoloneando hasta su cierre.


Y por supuesto, ya cargado con el alimento vital de los libros, volveré a perderme por el barrio gótico hasta la Ribera, donde haré la parada habitual en Santa María del Mar, que cuando saltó a la popularidad por su protagonismo literario yo ya disfrutaba de su belleza hacía años.

Y el mar, no faltará el espigón de la recuperada Bogatell, espectacular a la puesta de sol. Vamos, que pienso disfrutar de esta escala en una ciudad tan querida para mi, a pesar de las ocupaciones.