domingo, 13 de febrero de 2011

El final del ave Fénix, de Marta Querol


Contraportada

La historia desde 1934 hasta nuestros días de dos familias, los Lamarc y los Company, cobra vida en El Final del Ave Fénix.

Cuando en España comenzaba a presentirse la Guerra Civil, en cada una de estas familias, verán la luz dos niños, Elena y Carlos, cuyas vidas estarán predestinadas a cruzarse. Irán creciendo en dos mundos paralelos, sin conocer ninguno de ellos el afecto de una familia al uso. Elena, como la hija mayor de un matrimonio frívolo y de clase alta, que la acepta como una más de sus posesiones materiales; y Carlos como el pequeño de una familia modesta, dividida por la tragedia, y que aprende a sobrevivir en las calles durante la guerra.
En un mundo en que nada es lo que parece, plagado de intrigas, lujos, miserias y de situaciones límite, irán creciendo hasta que en la edad adulta, unidos en una tormentosa relación en la que los negocios se mezclan con la pasión, se tendrán que enfrentar con sus propios fantasmas.
A partir de los últimos instantes de la vida de su madre, Lucía intentará recomponer, en un flashback, el complejo puzzle que fue su existencia y la de los seres que la rodearon.
La novela muestra en diálogos rápidos y de gran realismo, las entrañas y convencionalismos imperantes en la España del siglo XX, la lucha de la mujer por encontrar su lugar en la sociedad y nos sumerge por completo en unas vidas que el lector llegará a hacer suyas.

Aunque hace tiempo que tengo conocimiento del libro y los buenos comentarios que sobre él se han escrito me he tomado mi tiempo hasta ponerme con él; aunque la verdad es que uno de los motivos de mi tardanza es lo difícil que es hacerse con él. En esto de la lectura voy a contracorriente. Nunca leo nada si no me veo preparada para ello. Nunca termino un libro por cabezonería. Si no me interesa lo dejo; creo que mi tiempo es mas bien escaso y demasiado valioso como para esforzarme en una lectura que no consigue cautivarme.

Pero El final del ave Fénix, es un libro de 522 páginas que me ha durado tan solo dos días, con la consiguiente pena que he sentido de terminarlo tan rápido

El prólogo, es uno de los más bonitos y emotivos que he leído, y desde las primeras páginas me he sentido atrapada con las letras de Marta, la autora.

Está escrito con una prosa ágil, amena, transparente. Cuenta la historia de una familia de la época .Una época de penurias y carencias. Unos años en los que la mujer era considerada como un ser secundario y siempre tenía las de perder.

Antes de empezar a leer el libro pensaba que me encontraría en sus páginas sobretodo referencias a la guerra, pero no es así, además una cosa que me ha gustado mucho es que en la novela no se decanta por ninguno de los bandos.

Es una novela que gira alrededor de los personajes. Los hay que inspiran odio, Lolo es insufrible, en cambio Elena es admirable, y Carlos, a ratos me ha inspirado ternura. En definitiva es una familia y como en todas las familias hay un poco de todo.

Mi opinión es que sin duda alguna es un libro muy recomendable, y es una pena que libros de semejante categoría sea tan difícil de encontrar y por el contrario existen libros pésimos que se hallan en la lista de los más vendidos.

Quiero añadir lo genial que es Marta, es una persona muy discreta y sencilla que no va alardeando del libro, ni de que fue finalista del Premio Planeta; creo que esa actitud dice mucho a su favor.

Marta te deseo lo mejor aunque estoy convencida de que vas a tener mucha suerte en tu vida literaria porque te lo mereces, por curranta y por buena gente.