domingo, 17 de octubre de 2010

El arhipiélago del insomnio.-Antonio Lobo Antunes


Una familia profundamente disfuncional: un abuelo que no respeta a su hijo «idiota»; un hijo casado con una exempleada de la casa que era violada por el padre; un nieto que es autista y el hijo del arrendatario; una abuela que mataba pájaros a golpes de atizador, una mujer que murió siendo una niña. Todo ello narrado desde el punto de vista de un autista. La última novela de Lobo Antunes ahonda en los temas de la familia y la naturaleza del hombre.

Hace tiempo escribí un post preguntando y explicando (en mi caso) “Porqué leemos”Desde donde alcanza mi memoria me veo leyendo, siempre leo, siempre he leído y esper seguir haciéndolo durante mucho tiempo más

Cuando era pequeña mis visitas a la biblioteca pública eran diarias, a la salida del colegio me encaminaba hacia allí y pasaba un par de horas leyendo, también me llevaba libros a casa, mi madre a veces se enfadaba conmigo porque mientras comía iba leyendo, antes de dormir, ya en la cama me pasaba horas leyendo y es que cuando tengo la suerte de encontrar un libro que me gusta no puedo dejarlo hasta finalizar su lectura, es tanta la emoción, la impaciencia, el deseo de saber más que me es imposible aparcar su lectura unque sea solo durante un rato.

Leo por muchos motivos, aprender, soñar, viajar, evadirme…etc.

He pasado temporadas que no leía apenas porque no era capaz de concentrarme con ninguna lectura, lo intentaba una y mil veces pero en eso quedaba, en intento fallido.

Por suerte creo haber superado ya ese bache y desde hace unos días he vuelto a leer con el mismo ahínco que antes, mi última lectura ha sido este libro de Lobo Antunes, siempre es un lujo leer sus libros, pero este ha resultado una experiencia increíble, hacía tiempo que no tenía entre mis manos un libro que me hiciera sentir una gran pena al comprobar que se terminaba

El libro cuenta la vida de una familia que vive en el interior de Portugal está narrado en primera persona en la voz de…no se muy bien si es un niño o ya el niño se hizo hombre. Habla desde el presente y pasado, el abuelo, el hijo, los nietos, pero también salen más personajes.

No se describen a los personajes, no hay rasgos físicos, pero las palabras utilizadas son de una belleza extrema y Lobo Antunes con toda su sabiduría, esa sabiduría que nos tiene acostumbrados a quienes le leemos nos lleva hacia el interior del alma todos ellos, una constante búsqueda.

Pero aunque no existan en el libro descripciones yo los imagino a todos los que componen la aventura de sus vidas, el sobrevivir el día a día. A ellos y a sus circunstancias.

No se explicar esta novela, porque está escrita de una forma fuera de lo normal, pero si puedo afirmar que desde la primera frase me he sentido atrapada con su lectura



Dejo aquí algunos de los párrafos que he subrayado, si alguien lo ha leido y quiere comentar el libro yo estaré encantada de hacerlo:

¿Cuál es mi edad hoy día y cuántos años han pasado desde lo que he contado?

Hay momentos en que me siento tan sola que todo grita mi nombre, tapetes bibelots perchas vajilla como antaño mi madre llamándome en el patio

Añoranzas no tanto de la hacienda, de las mañanas en que la segadora cortaba an cada rotación una rodaja de luz y el olor de los melocoones cuando los tucanes en dirección a la laguna en la que las exhalaciones, vapores y el canto de las ranas, solía agacharme cerca de la noria y de las mimosas oyeno a los escarabajos