lunes, 25 de octubre de 2010

Adelante


Alex Katz

En esta noche de insomnio he pensado que estaría bien dejarte por aquí unas sencillas palabras, memorízalas y tenlas presentes, cuando el cansancio te haga creer que nada importa. Si eso sucede acuérdate de mí y del cariño que me inspiras, aunque en estos momentos te toca vivir una realidad oscura pronto clareará y el sol se hará presente entrando a raudales por tu ventana con tanta fuerza y ganas de saludarte, que durante unos instantes cegará tu vista. Volverás a ser feliz, porque te queda mucho por hacer, mucho que dar, mucho por recibir, mucho de qué hablar, mucho por reír, mucho por vivir, mucho por aprender, mucho por cumplir, mucho por amar, mucho por ver.

Lo conseguirás junto a tu gente, tu gran familia que te quiere y te apoya. Ellos te darán el impulso que necesitas para olvidar lo abstracto del ahora y vivir en el positivismo del después, debes estar preparado para cuando suceda y comprobarás que el vaho que empaña el cristal de tu vida de ahora desaparecerá dando paso a la luz permanente.