jueves, 5 de noviembre de 2009

Francisco Ayala


La incompetencia es tanto más dañina cuanto mayor sea el poder del incompetente, quien, aunque otra cosa crea él, no siempre está asistido por serios aparatos de consejeros
Descanse en paz