jueves, 16 de febrero de 2012

Porque...



















Porque no saber qué se siente
no es lo mismo que no sentir nada