sábado, 18 de febrero de 2012

Lo mismo















Quería que todo fuera distinto.
 No lo consiguió.
 Porque nada era diferente.
Todo seguía lo mismo.
Salvo el maquillaje.
Y dejó a un lado la falsa modestia
Concentrándose en sus errores y contradicciones
Tambaleándose salió a la calle hasta llegar al cruce de la incógnita
Entonces su euforia se desplomó por completo.
Fotografía de Francesca Woodman