domingo, 30 de septiembre de 2012

Tú mandas


















De sobra sabemos que no existe el momento exacto para llevar a cabo nuestros planes, porque cualquiera de ellos es válido, único e irrepetible.
Caemos en el error de dejar para mañana lo que deberíamos haber terminado ayer
Somos unos  perezosos empedernidos, y unos artistas buscando excusas absurdas que nos disculpen de lo no hecho
A veces la cobardía y el miedo se convierte en vicio. El cristal de la vida se empaña y solo nos deja ver sombras deformadas y descoloridas donde debería  estar poblado de luminosidad y color
Reprimir nuestros deseos provoca desequilibrios importantes.
 Quizá a llegado la hora de pasar en limpio el borrador que hemos ido escribiendo a lo largo del tiempo, de aferrarse fuertemente a esa bola de cristal que contiene nuestros sueños. Quién sabe, es posible que aprobemos, incluso es probable que saquemos buena nota,
 Tú, como yo, no la dejes escapar. Agarrala fuerte, que sepa, que note que estás viva y dispuesta a perseguir lo que crees que es tuyo porque nadie te ha reglado nada. Todo es fruto de tu esfuerzo. De nuestro esfuerzo. Nadie manda eso, nadie mas que nosotros.

Cuadro de Mary Jane Ansell