viernes, 24 de abril de 2015

Sonries

Cuando se me aparece tu cara y me sonríes con esa sonrisa  de combinaciones ilimitadas se me mueve la sangre como una marea.Será por eso que las palabras se me quedan pegadas al cielo de la boca, a la espera que vengas a rescatarlas.
Imagen  de Marcus Ohlsson