lunes, 1 de septiembre de 2014

Un mes en el campo.- J.L. Carr

Últimamente no ando muy concentrada para la lectura, cuando eso me ocurre casi siempre echo mano a la relectura y la verdad es que suele funcionarme bastante bien, ya se sabe que por muchas veces que leamos el mismo libro nunca descubriremos la misma historia.
Por eso no considero una pérdida de tiempo releer libros que me gustaron o que por cualquier motivo son importantes para mi. Hoy he estado leyendo una vez más Un mes en el campo, de J.L. Carr, es un libro corto apenas ciento treinta páginas, tampoco la historia que cuenta es nada fuera de lo común, pero lo que  hace que sea especial es la manera en que está escrito. Las metáforas, el sentido del  humor, algo de ironía y  sobretodo el tiempo, lo importante que fue para el protagonista el tiempo vivido en aquel lugar del campo.
Está narrado en primera persona por Tom, el protagonista, el joven soldado que después de la guerra recibe el encargo de restaurar un mural medieval en la iglesia del pueblo, al principio es algo complicado pero poco a poco va integrándose con las gentes y costumbres de la pequeña comunidad.  Y aunque no deja de ser una persona retraída y solitaria encuentra de nuevo el amor en Alice:

"Me acompañó hasta el claro y se detuvo junto a un rosal que se desparramaba por la grava.
-Una Sara Van Fleet-dijo. Era una rosa rosada, única-, Es una variedad antigua. ¡Fíjese! 

Aquella rosa, la Sara Van Fleet…Todavía la tengo. Secada en un libro . algún día, en un remate, un extraño la encontrará ahí y se preguntará por qué”


“En momentos así, algunos sentiremos siempre un apretón en el corazón sabiendo que un momento preciado pasó y nosotros ya no estábamos allí.”
“Podemos preguntar y preguntar, pero no podemos volver a tener lo que una vez pareció nuestro para siempre: la apariencia de las cosas, aquella iglesia sola en medio de los campos, un camastro en el suelo de un campanario, una voz recordada, el roce de una mano, una cara amada. Ya no están, y uno sólo puede esperar a que el dolor pase”

He puesto estos dos párrafos porque me parecen muy significativos, Tom narra lo sucedido cuarenta años después, y aunque ha pasado mucho, muchísimo tiempo deja claro que aquel tiempo a perdurado en presente toda su vida. Podría haber elegido otros, como la restauración del mural y la curación del alma de Tom, pero no sé, me ha parecido que el tiempo juega un papel muy importante en este libro