lunes, 15 de septiembre de 2014

Ojalá nos perdonen.- A.M. Homes

Hay lecturas que cuando las termino, no sé qué ni como comentar sobre ellas, es después, a medida que pasan los días y ha reposado cuando empiezo a entender, no sé si acertadamente o no, pero como poco me hago una idea de lo que el autor o autora me ha transmitido, en este caso  de hoy tengo la certeza de que, Ojalá nos perdonen es un gran libro. Una gran historia magistralmente  construida, el narrador, Harry nos cuenta cómo cambia su vida  a partir de un acontecimiento importante ocurrido el día de Acción de Gracias,  desde ese instante nada fue igual para él ni para su familia
No ha sido una lectura tranquila, mas bien al contrario, ha habido momentos que he no he tenido más remedio que descansar, por momentos dejado el libro y me he dicho, pero¿ qué es esto, qué estoy leyendo? Hacia dónde me lleva esta historia, si están todos locos, pero me era imposible abandonar la lectura, pasaba las páginas, me adentraba en la historia y quería más y más, he sufrido adicción, una adicción muy placentera y con un resultado óptimo.

Estamos hechos para vivir en comunidad, en familia, en un hogar, y se puede, a pesar de todo se puede convivir en paz, respetando a los demás, no tenemos porqué ser idénticos, pero sí íntegros

"Por primera vez tengo conciencia de lo unido que estoy a ellos, del apego que les tengo.

¿Cómo mantendremos el sentido de la esperanza y posibilidad, el sentimiento de desahogo que nos ha infundido este viaje hasta ahora? De repente me embarga el miedo y me pregunto si es sólo a mi. Nos ha ido tan bien fuera de nuestra casa, fuera de nosotros mismos frente a un  mundo más grande que nosotros.
Hemos hecho piña y actuado como un equipo y me inquieta lo que sucederá cuando volvamos, cuando ya no existan todas las apuestas y expectativas.

Es difícil de expresar, pero lo que temía se desvanece al instante. Creo que nunca he tenido una sensación así: una especie de oscuridad que se disipa, como cuando el sol asoma por detrás de una nube;  tan literal y esquivo como eso."

 Uno tiene que luchar ante la adversidad, luchar por encontrar el camino deseado

"Por primera vez comprendo que, por mucho que puedas desear un cambio, tienes que estar dispuesto a asumir un riesgo, a caer en picado, a fracasar, y que debes desprenderte del pasado; en otras palabras tengo que terminar mi libro. ¿Y después qué?¿Volver a las aulas a estudiar religión, cultura zulú, literatura? ¿Hacerme agente inmobiliario de los suburbios? No es cuestión de disponer de tiempo como de disponer de vida en mis manos. Y es como tener dinero en efectivo. ¿Dónde voy a gastarlo? ¿Cuál es la mejor inversión? Solo me limita lo que puedo soñar y el riesgo permitido, y la presencia tan real de los niños: no puedo irme a recorrer el planeta en busca de mí mismo. Carece de sentido seguir adelante por el hecho de seguir cuando hay una idea más amplia, un propósito de mejorar la vida de los demás."

Y claro que no se olvidan a las personas, ni tampoco al pasado, porque a fin de cuentas, todo lo acontencido, lo que se llega a ser es consecuencia del pasado, de los errores y los logros

"Se ha cumplido un año entero y pensar en Jane todavía me enardece. Noto que me empino para la ocasión.
Ojalá nos perdonen; es una plegaria, un conjunto
Ojalá nos perdonen"

En definitiva una lectura inolvidable


Tras tus huellas



A menudo, camino por la playa y durante un largo rato me entretengo observando las pisadas de la gente. A veces coloco mis pies sobre ellas y camino hasta donde me llevan. También, alguna vez pienso en ti y sonrío.
Y me gustaría que por una vez te sientas, como yo me siento cada día, bueno, en realidad te diría más cosas, pero no lo voy a hacer. No. Hoy no. Tal vez en otro momento..
Quisiera despedirme dándote mil besos por todas partes, pero lo único posible que puedo decirte por ahora es que te pienso
Un beso.
Imagen de Leopoldo Pomes

sábado, 13 de septiembre de 2014

Sensación



"Soy una palabra rara. Me gustan las palabras. Yo siempre he comparado el escrito con la música. Eso es lo que siento acerca de los buenos párrafos: cuando realmente funcionan, es como la música."
Hunter S. Thompson
Imagen de Shawn Zents

lunes, 1 de septiembre de 2014

Un mes en el campo.- J.L. Carr

Últimamente no ando muy concentrada para la lectura, cuando eso me ocurre casi siempre echo mano a la relectura y la verdad es que suele funcionarme bastante bien, ya se sabe que por muchas veces que leamos el mismo libro nunca descubriremos la misma historia.
Por eso no considero una pérdida de tiempo releer libros que me gustaron o que por cualquier motivo son importantes para mi. Hoy he estado leyendo una vez más Un mes en el campo, de J.L. Carr, es un libro corto apenas ciento treinta páginas, tampoco la historia que cuenta es nada fuera de lo común, pero lo que  hace que sea especial es la manera en que está escrito. Las metáforas, el sentido del  humor, algo de ironía y  sobretodo el tiempo, lo importante que fue para el protagonista el tiempo vivido en aquel lugar del campo.
Está narrado en primera persona por Tom, el protagonista, el joven soldado que después de la guerra recibe el encargo de restaurar un mural medieval en la iglesia del pueblo, al principio es algo complicado pero poco a poco va integrándose con las gentes y costumbres de la pequeña comunidad.  Y aunque no deja de ser una persona retraída y solitaria encuentra de nuevo el amor en Alice:

"Me acompañó hasta el claro y se detuvo junto a un rosal que se desparramaba por la grava.
-Una Sara Van Fleet-dijo. Era una rosa rosada, única-, Es una variedad antigua. ¡Fíjese! 

Aquella rosa, la Sara Van Fleet…Todavía la tengo. Secada en un libro . algún día, en un remate, un extraño la encontrará ahí y se preguntará por qué”


“En momentos así, algunos sentiremos siempre un apretón en el corazón sabiendo que un momento preciado pasó y nosotros ya no estábamos allí.”
“Podemos preguntar y preguntar, pero no podemos volver a tener lo que una vez pareció nuestro para siempre: la apariencia de las cosas, aquella iglesia sola en medio de los campos, un camastro en el suelo de un campanario, una voz recordada, el roce de una mano, una cara amada. Ya no están, y uno sólo puede esperar a que el dolor pase”

He puesto estos dos párrafos porque me parecen muy significativos, Tom narra lo sucedido cuarenta años después, y aunque ha pasado mucho, muchísimo tiempo deja claro que aquel tiempo a perdurado en presente toda su vida. Podría haber elegido otros, como la restauración del mural y la curación del alma de Tom, pero no sé, me ha parecido que el tiempo juega un papel muy importante en este libro