martes, 15 de abril de 2014

Miguel de Unamuno























"Me desconozco", dices; mas mira, ten por cierto 
que a conocerse empieza el hombre cuando clama 
"me desconozco", y llora; 
entonces a sus ojos el corazón abierto 
descubre de su vida la verdadera trama; 
entonces es su aurora. 

No, nadie se conoce, hasta que no le toca 
La luz de un alma hermana que de lo eterno llega 
y el fondo le ilumina; 
tus íntimos sentires florecen en mi boca, 
tu vista está en mis ojos, mira por mí, mi ciega, 
mira por mí y camina. 

«Estoy ciega», me dices; apóyate en mi brazo 
y alumbra con tus ojos nuestra escabrosa senda 

(Extracto del poema, Veré por ti de, Miguel de Unamuno )

Imagen de Jason Langer