martes, 28 de mayo de 2013

La tarde
























Me arrellané en el asiento de mimbre y fijé la vista en el libro que tenía entre las manos,  después entorné los ojos y miré a lo lejos. El cielo azul cubría el paisaje, el aire soplaba lento y tibio. A lo lejos pequeñas embarcaciones a vela navegaban  sin prisa, en la orilla unas  gaviotas conversaban...
Pintura de Sally Rosenbaum