miércoles, 6 de febrero de 2013

El día antes de la felicidad.-Erri de Luca














SINOPSIS
Don Gaetano es un hombre para todo que vive en una gran casa de vecindad del Nápoles populoso y salvaje de los años cincuenta: electricista, albañil, portero de los cotidianos infiernos de la vida, de él aprende el jóven Smilzo, un huérfano hormigueante de silenciosas pasiones. Mono de patas flacas, el joven Smilzo ha aprendido a retar a los compañeros, la altura de los muros, los canalones, las ventanas: a una ventana en particular ha seguido mirando, aquella en la cual, mujer-niña, apareció un día un fantasma femenino. Un fantasma que vuelve más tarde a desafiar a la memoria de los sentidos, a solicitar un amor imposible. La recuperación de Nápoles a través de la formación de un jóven huérfano que crece en la escuela de un maduro don Gaetano – huérfano a su vez-, testigo de los días de la rebelión de la ciudad al final de la ocupación alemana. La violencia de las emociones, la irrupción del cuerpo, el sobresalto de la sexualidad, los reflujos de la historia, los celos, el honor, la muerte, la sangre y, finalmente, el exilio: la emigración que durará el tiempo necesario para ser un hombre.


Smizo lee cada día pero no tiene dinero para comprar libros, Don Raimondo que es un librero de segunda mano se los presta, ambos siente extrañeza ante la actitud de las personas que optan por deshacerse de libros

-El vacío de cara a una pared, dejado por una librería vendida, es el más profundo que conozco. Me llevo conmigo los libros condenados al exilio, les doy una segunda vida
Como la segunda mano en la pintura, que sirve para rematar, la segunda vida de un libro es la mejor-se ha hecho con la librería de un apasionado por la literatura americana. Estoy leyendo hermosas aventuras de ese lugar al que tantos napolitanos han ido a vivir. Pero se ve que no escriben libros.

Cree que Don Gaetano desconoce esa pasión por los libros, pero al hombre no se le escapa nada:
-¿Y cómo no dijo nada?
-Tú no dijiste nada. Te vigilaba, bajabas, no tocabas las cajas y no le dijiste nada a nadie.
-A nadie tenía.
-¿Qué ibas a hacer allí?
-Me gustaba la oscuridad y había libros. Allí abajo pillé el vicio de leer

El descubrir del amor, o lo que se cree que es el amor verdadero:
Anna hablaba sin una brizna de acento, una lengua de libro. Su aliento eran líneas acariciadas. Se detuvo como un punto y aparte. Me tocaba a mí.
-Te he esperado hasta olvidar el qué. Me ha quedado una espera en los despertares, al saltar de la cama e ir al encuentro del día. Abro la puerta no para salir, sino para dejar que entre.
Apoyé mi sien en la suya.
Anna, ha pasado una eternidad.
-Se ha acabado. Ahora empieza el tiempo, que dura momentos

 Me encanta como le enseña a ser una persona íntegra, con valores y moralidad. Moverse  por el mundo con dignidad:
   Algunas explotaban mientras se apartaban los escombros. Un obrero daba un golpe con el pico y una piedra desplazada daba el golpe justo a la espoleta. Así continuaba la guerra con los huevos que se abrían después. No recogías ni un dedo siquiera. El desplazamiento del aire mataba incluso a los que estaban cerca. Les rompía los órganos internos. Por fuera parecían sanos, por dentro estaban completamente hechos trizas. Te cuento estas cosas para que un día, si llegas a ser presidente, y quieren hacerte firmar una guerra, cuando hayas desenroscado el capuchón de la pluma y estés a punto de estampar tu nombre en el papel, te acuerdes de todas estas cosas y puede ser, quién sabe, que digas: yo no firmo.

He leído varios libros de este autor y con ninguno de ellos me he sentido decepcionada, me gusta su escritura atractiva y ágil, y los argumentos con que se vale para introducirnos en el mundo de  sus novelas.
Sinceramente, yo no me perdería esta lectura