sábado, 8 de diciembre de 2012

Hábitos de lectura






















Me preparo para la siguiente lectura, pero antes de iniciarla  busco información sobre quién ha escrito el libro, me interesa saber de la persona que me  da la oportunidad de conocer algo nuevo, que gracias a él o a ella traspasaré una frontera desconocida hasta ese momento para mí

Antes podía leer en cualquier sitio, por ejemplo en la cafetería, a pesar del ruido de las mesas repletas de gente mi poder de concentración era tal que la atmósfera que me rodeaba desaparecía dando paso a otra completamente distinta y mi mente creaba un mundo hecho a la medida de la lectura en la que me encontraba inmersa. Sé que es pura ficción, pero yo lo vivía como una realidad temporal,  que duraba hasta el desenlace y última página de la novela. Actualmente eso es impensable para mí, ahora necesito  un ambiente tranquilo e íntimo donde prime el silencio y soledad. Un poco mas de silencio y soledad de lo que estoy acostumbrada, porque cuando leo el tiempo no corre. Es mas, no hay medida en el tiempo.

Si me gusta la historia leo endemoniadamente lenta para retrasar la llegada del final,cuando termino, mientras cierro el libro, hablando para mí doy las gracias al autor  por hacer que la novela me encuentre, porque yo creo que hay un camino que nos conduce a los libros. En algún sitio leí unas palabras de Antonio Lobo Antunes que mas o menos dice así;
" Me interesa el trabajo con las palabras. Las historias de mis libros me importan un pito"
A mi me interesa la mezcla de las palabras con las  historias,sobre todo si el resultado es los libros de Lobo Antunes, Thomas Bernhard, Walser, Javier Marías y tantos otros.
Quizá me he convertido en una extravagante contradictoria y no hay quien me entienda. Por una parte no ceso de comprar libros aún sabiendo que muchos de ellos no los leeré, al menos de forma inminente, por otra parte ya no leo todo, cada vez selecciono más y el círculo se estrecha, de todos modos sé que a mis libros les gusta estar conmigo y ellos saben que a mi me gusta estar con ellos.
Yo los cuido y ellos me cuidan a mí y  con el tiempo hemos creado una complicidad muy difícil de explicar.
Pintura de Carrie Graber