lunes, 29 de octubre de 2012

Domingos de cine






















Después de comer nos vestíamos con la ropa nueva que guardábamos para los domingos al rato nos encaminamos hasta el cine. Echaban dos películas, una era la "buena" y la otra alternaban la de romanos con la del oeste. A la media parte, el intermedio decíamos nosotros, salíamos a comprar algo para comer y algún refresco si teníamos sed.
El cine, era un cine  de pueblo que por supuesto hace años dejó de existir. El vestíbulo era amplio de  paredes mal pintadas y algo sucias, techo muy alto y luces pardas y amarillentas que apenas alumbraban. Al lado de la ventanilla  donde vendían las entradas había un viejecillo con un carrito de madera donde tenía expuestas a la la vista  toda clase de chucherías y que antes de entrar compramos.
El cine tenía dos plantas, pero a nosotros nos gustaba la planta de abajo, solíamos llegar temprano, un poco antes de que las luces se apagaran, nos gustaba entrar y elegir asiento, que casi siempre era el del rincón y a ser posible alejados de la vista de la gente.
Las luces se apagaban, invitando al silencio aunque éste nunca se instalaba del todo, pues no dejaba de escucharse una tos aquí y otra allá. También cuchicheos al oído acompañados de risas amortiguadas. Los cuerpos se acomodaban en la butacas de skay color granate y  las cabezas se inclinaban hasta el punto de juntarse por completo. Los brazos  se alzaban lentos hasta reposar sobre hombros impacientes que reclamaban la calidez y el peso de ellos. Manos de tacto suave y acariciadoras buscando el camino entre las piernas y los pliegues de la falda...
Ya ves tú qué nos importaba a nosotros que pusieran malas películas si tú y yo éramos los protagonistas de la mejor de todas, la nuestra propia, aquella que inspiraba a la mente y respondía a la llamada del deseo, Que despertaba y abría los ojos a lo nuevo, besos sueltos algunos de ellos robados.Todo era reciente, todo estaba por estrenar, por descubrir... 
Eran tardes de domingo, cuando los domingos todavía no estaban hechos de sobras de la semana.
Pintura de William E.Rochort