sábado, 29 de septiembre de 2012

Llueve, buenos días


El día anda melancólico. Yo también. Aquí me hallo, inmersa en  melancolía agradecida. Recogida entre pensamientos impacientes que me llevan ti a través de kilómetros de cielo y nubes. Noto la calidez de tu respiración que cae sobre mi nuca. Tus manos recorriéndome, y los labios buscando qué sé yo...
Y es que en la vida hay miles, millones de instantes con los que disfrutar, pero para yo poder lograrlo eres imprescindible en mi vida.