lunes, 10 de septiembre de 2012

Contarte


















Pongamos por caso que me da por escribirte y contarte porqué me gustas.

Te diría, por ejemplo, que me gusta estar así, compenetrados
con esa luz que es sólo nuestra, porque solo nosotros poseemos la facultad de verla
Permanecer en silencio a tu lado, notar  que suave y ldespacio me vas llenando de ti
De todo lo bueno de ti, que no es poco.
Apoyar el oído sobre tu cuerpo y oír tu voz por dentro.
Y empezamos a perder nuestra propia identidad
Para entrar en la de los dos. Porque es sensual el reencuentro de nuestras miradas
Me gusta pensar tu nombre en el silencio del instante.
Hacerte saber que eres quien siempre he querido amar.
Responderte lo fascinante que resulta el hecho de poder escuchar de tus labios lo que deseo oír
Me excita abrirte mi mente e imaginar que cuando me abrazas
tus manos entran en mi y siento tus dedos de puntillas acariciando mi espalda..
Sabemos que es amor, solo que ese amor entre nosotros anda algo liado
Pero lo comprendemos y cuando tenemos un momento entre los dos, poco a poco, lo vamos desliando
He empezado a escribirte esta postal porque me apetecía contarte los motivos por los cuales me gustas.
Te aseguro que la lista puede ser interminable, podria adornarla con frases aduladoras y palabras rebuscadas,
pero no es mis estilo, como bien sabes soy persona directa, o al menos intento serlo, por eso a fin de cuentas decirte porque me gustas, porque te quiero es muy fácil de resumir.
Porque eres un hombre completo. Nada te falta ni tampoco nada te sobra. Eres así. Eres tú. Siempre. Tú.
Y ahora paso a enviar esta postal, a ver si llego a tiempo al buzón que hay en la esquina antes de que pase el cartero a recoger lo que hay en él

Pintura: Rob Hefferan