martes, 7 de agosto de 2012

Y escucho.














Tan solo la quietud de las horas y tu nombre en mi sonrisa