viernes, 4 de mayo de 2012

Tendecia



















Cuando somos jóvenes tenemos tendencia a creer que  en la vida  todo nos irá bien, y que seremos capaces de conseguir que  todas nuestras  esperanzas se cumplan,. A pesar de lo absurdo de esta creencia nos aferramos a ella  porque nos da seguridad, pero cuando lo esperado nos ignora y  pasa de largo sin ni  siquiera asomar a nuestro pequeño y reservado mundo nos sentimos frustrados. Y no queremos aceptar que  lo inesperado a veces es mucho mejor que lo que estábamos esperando. Lo nuevo es cambio, es  movimiento.
La vida no se detiene. Nosotros tampoco deberíamos hacerlo.
Fotografía: The Open Door, 1945 - A Journey Round My Skull