lunes, 14 de mayo de 2012

Sosiego



















Ocuparse de las pequeñas cosas de la vida puede resultar sumamente  gratificante
Permanecer en silencio aunque el cuerpo pida hablar.
No preguntarnos sobre lo absurdo.
No ser tan estudiosos de las palabras
No buscar con desespero y a toda costa el significado riguroso
Porque a veces lo que queremos no es lo que necesitamos
Deberíamos. Yo, debería aprender a improvisar