domingo, 12 de febrero de 2012

Te pensaré


Querido:
Me diferencio de una estatua gracias a que por la ventana entornada entra algo de brisa y hace que mi pelo se mueva ondeante suave y ligero, pero estoy quieta, con la mirada fija  hacia el final de la calle. Sostengo la taza de desayuno con las dos manos,  escucho antes que veo. Entonces los ojos se abren con desmesura y la sonrisa inunda mi rostro, al cabo de unos segundos asoma el cartero conduciendo su moto y me confirma que él es el responsable de esta agitación que me invade.

No quiero disimular más, me niego a no aceptar lo evidente,  ya está bien de expresar, gritar, llorar ante la adversidad, ¿acaso no es bueno hacer lo mismo ante la dicha? ¿ Qué tiene de malo presumir ante un logro? ¿Por qué nos cuesta tan poco quejarnos y tanto decir te quiero?Estoy convencida de que exteriorizar nuestros sentimientos es beneficioso para todos.  Se me hace insoportable actuar en contra de mis principios, te amo y así lo diré un millón de veces, incluso más si  hace falta.

Y puestos a decir y asumir verdades, confieso que me encanta esos días  en que llegas a casa y mientras me abrazas y besas en la mejilla metes tu mano en el bolsillo derecho de la americana y  con  la elegancia que te caracteriza  me entregas  el  regalo que horas antes has escogido con el esmero que solo tú sabes elegir.

Muero por verte. Muero para que vuelvas a reunirte conmigo.Aquí. En nuestra casa. Rezo para que no me olvides. Confieso mis celos , mas de una vez  me asaltan dudas y en esos momentos me exaspero   y es que  como sabes soy de las que piensa que el roce hace el cariño, no obstante recuerdo las palabras que te dije antes de que partieras y no me arrepiento de haberlas pronunciado
Abro la puerta y te invito a salir, a que te mezcles con gentes distintas, mujeres más bellas que yo. Camina, descubre y cuando hayas visto regresa,  pues no hay mujer en este mundo que pueda  darte lo que yo. La puerta seguirá abierta y mis brazos, abiertos también, te acogerán. 
Con amor