sábado, 18 de febrero de 2012

Lo mismo















Quería que todo fuera distinto.
 No lo consiguió.
 Porque nada era diferente.
Todo seguía lo mismo.
Salvo el maquillaje.
Y dejó a un lado la falsa modestia
Concentrándose en sus errores y contradicciones
Tambaleándose salió a la calle hasta llegar al cruce de la incógnita
Entonces su euforia se desplomó por completo.
Fotografía de Francesca Woodman

O sole mío


jueves, 16 de febrero de 2012

Porque...



















Porque no saber qué se siente
no es lo mismo que no sentir nada

martes, 14 de febrero de 2012

En la noche













A esa hora en que el tiempo se detiene y  todo recobra otro sentido, cuando los ruidos desaparecen y asoma por la rendija de la puerta otra dimensión sinvitándome a soñar a la alza
Es agradable andar descalza,despojarse de ropa que innecesaria,iluminar apenas la estancia, no leer, baño de burbujas, Bach, tomar alguna bebida, entornar los ojos,  no pensar en nada ni en nadie, fluir, creer en mí,reírme conmigo a solas...


domingo, 12 de febrero de 2012

Te pensaré


Querido:
Me diferencio de una estatua gracias a que por la ventana entornada entra algo de brisa y hace que mi pelo se mueva ondeante suave y ligero, pero estoy quieta, con la mirada fija  hacia el final de la calle. Sostengo la taza de desayuno con las dos manos,  escucho antes que veo. Entonces los ojos se abren con desmesura y la sonrisa inunda mi rostro, al cabo de unos segundos asoma el cartero conduciendo su moto y me confirma que él es el responsable de esta agitación que me invade.

No quiero disimular más, me niego a no aceptar lo evidente,  ya está bien de expresar, gritar, llorar ante la adversidad, ¿acaso no es bueno hacer lo mismo ante la dicha? ¿ Qué tiene de malo presumir ante un logro? ¿Por qué nos cuesta tan poco quejarnos y tanto decir te quiero?Estoy convencida de que exteriorizar nuestros sentimientos es beneficioso para todos.  Se me hace insoportable actuar en contra de mis principios, te amo y así lo diré un millón de veces, incluso más si  hace falta.

Y puestos a decir y asumir verdades, confieso que me encanta esos días  en que llegas a casa y mientras me abrazas y besas en la mejilla metes tu mano en el bolsillo derecho de la americana y  con  la elegancia que te caracteriza  me entregas  el  regalo que horas antes has escogido con el esmero que solo tú sabes elegir.

Muero por verte. Muero para que vuelvas a reunirte conmigo.Aquí. En nuestra casa. Rezo para que no me olvides. Confieso mis celos , mas de una vez  me asaltan dudas y en esos momentos me exaspero   y es que  como sabes soy de las que piensa que el roce hace el cariño, no obstante recuerdo las palabras que te dije antes de que partieras y no me arrepiento de haberlas pronunciado
Abro la puerta y te invito a salir, a que te mezcles con gentes distintas, mujeres más bellas que yo. Camina, descubre y cuando hayas visto regresa,  pues no hay mujer en este mundo que pueda  darte lo que yo. La puerta seguirá abierta y mis brazos, abiertos también, te acogerán. 
Con amor

sábado, 11 de febrero de 2012

Ocho escenas de Tokio.-Osamu Dazai


Ocho escenas de Tokio reúne, por primera vez en castellano, nueve relatos de uno de los escritores con más talento de la literatura nipona del siglo XX. Muy apreciado entre la juventud japonesa, Dazai goza de un reconocimiento equiparable al de ilustres compatriotas suyos como Soseki, Mishima y Kawabata. Aunque más conocido en Occidente por las dos novelas que publicó tras la Segunda Guerra Mundial ―Indigno de ser humano y El ocaso―, Osamu Dazai mostró a lo largo de toda su vida predilección por el género breve. En sus relatos están presentes tanto el nihilismo como los demonios interiores que acecharon al escritor durante su corta vida, pero también encontramos un particular sentido del humor. Escritos entre 1933 y 1948, año en que Dazai se quitó la vida junto a su amante, los relatos aquí reunidos, a veces mordaces y sarcásticos, otras veces introspectivos y poéticos, nos ofrecen un retrato completo de un escritor avanzado a su tiempo y dotado de una sensibilidad poco común.

Qué puedo decir de este libro. Solo maravillas. Cada relato es una perla. Me gustan los libros que a la vez que leo puedo ver lo que el autor explica. Y eso  precisamente es lo que me ha sucedido con este libro. Una lectura íntima contada con sencillez en la que se percibe el desorden  instalado en la vida de quien escribe.
Nueve magníficos relatos que saben a poco.Al inicio de cada relato hay una fotografía del autor que de alguna forma tiene que ver con lo que va a contar. En uno de ellos  hay una cita de Valery que me ha encantado.
Qué bien cuando uno no desea que termine el libro que tienes entre las manos,  pues sabes que durante horas no querrás empezar otro no querrás saber nada más por miedo a que te haga olvidar lo que acabas de vivir


"Sin embargo, he descubierto que, para mi, lo que podía haberse convertido en arte no era el paisaje de Tokio, sino mi paisaje interir ¿Me ha engañado el arte? Conclusión: el arte soy yo".

"La gente no piensa necesariamente de una manera determinada antes de elegir el camino que más tarde eligirá"

Una lectura muy recomendable y un autor imprescindible

Niente da capire Francesco De gregori

                                                                            
            Porque sigues llenando mi sueño.
                                               

domingo, 5 de febrero de 2012

Diario de invierno.-Paul Auster














Paul Auster, incansable creador de ficciones y de personajes inolvidables, vuelve aquí su mirada sobre sí mismo. Y si en un libro anterior, A salto de mata, rememoraba sus años juveniles de aprendiz de escritor, en este Diario de invierno parte de la llegada de las primeras señales de la vejez para rememorar episodios de su vida.
Y así, se suceden las historias: un accidente infantil mientras jugaba al béisbol, el descubrimiento del sexo, las masturbaciones adolescentes y la primera experiencia sexual con una prostituta, la rememoración de sus padres, un accidente de coche en el que su mujer resulta herida, una presentación en Arles acompañado por su admirado Jean-Louis Trintignant, la estancia en París, una larga lista comentada de las 21 habitaciones en las que ha vivido a lo largo de su vida hasta llegar a su actual residencia en Park Slope, sus ataques de pánico, las historias de sus abuelos, sus dos primeros matrimonios fallidos y el largo y feliz matrimonio actual, la visión de un viejo thriller por televisión y las reflexiones que propicia, las visitas a la familia de Siri, los viajes, los paseos, la presencia de la nieve, el paso y la herida del tiempo, la conciencia del cuerpo que envejece...
En definitiva, el puzle de una vida a través de vivencias, sensaciones y recuerdos. Un magistral autorretrato construido con la pasión, la desbordante creatividad literaria y la ejemplar viveza de la prosa que son ya las señas de identidad de este escritor amado por los lectores y admirado por la crítica.


Como admiradora de Auster estaba impaciente por leer su último libro, meses de espera y el mismo día de su aparición allá estaba yo en la librería, entusiasmada mirando y tocando la portada color crema de Anagrama.
Una vez lo he terminado no tengo palabras, me siento decepcionada y engañada. Su lectura me ha dejado fría, es un libro aburrido que no dice nada interesante. Qué tiene de interesante que ocupe no se cuantas páginas explicando las casas donde ha vivido...
Recuerdo con cariño cuanto me emocioné al leer La invención de la soledad, ése si es un gran libro..
Es mi opinión. La opinión de una simple lectora poco entendida en nada, pero una opinión igual de válida que cualquier otra.


viernes, 3 de febrero de 2012

Una sorpresa















Es una de esas fotografías que no recuerdas que te han hecho y cuando por sorpresa un buen día la recibes te das cuenta de que hay momentos que están hecho exclusivamente para vivirlos con intensidad si no, es preferible no vivirlos

miércoles, 1 de febrero de 2012

Pedro Mairal



porque yo me desierto y tú me lluvias
porque me océano y me balsas
porque me otoño y tú me hojas
porque me sótano y me alas
por eso yo te músico y me músicas
por eso yo te potro y tú me frutas
y yo te marinero y me tabernas
y yo te remolino y me lagunas
por eso yo te circo y tú me infancias
por eso te amarillo y me amarillas
y te barco y me arenas
y te astro y me noches
y te buzo y me perlas
y te campo y me flores
por eso yo te viento y tú me crines
por eso te crepúsculo y me auroras
por eso yo te cielo y tú me golondrinas