sábado, 31 de diciembre de 2011

Feliz año

Y dejo una ventana abierta de par en par, lo que esté por llegar bienvenido sea.
Hoy es un día de felicidad, así quiero que sea. Es una fecha importante porque en esta fecha  nació mi hija. Las mejores uvas, el turrón más sabroso que he comido es el que me dieron en el hospital.
No soy de hacer  listas ni propósitos. No soy de las que prefieren olvidar los errores, no me importa echar la vista atrás de refilón y aprender.
Ahora salgo a cenar, hace muchos años que no salgo a cenar fuera en este día. Hoy ha venido así.
Feliz año a todos y seamos todo lo felices que sepamos o podamos.

martes, 27 de diciembre de 2011

Frío


Cuando terminamos de comer, los demás  decidieron quedarse y tomar (según ellos) la última copa del día antes de despedirse, pero yo hacía rato que  me hallaba muy lejos de aquellas  cuatro paredes, me sentía extraña  con aquellas personas que reía de forma demasiado ruidosa para mi gusto. Necesitaba  con urgencia notar  el aire frío empapando mi rostro. Me despedí de todos mientras cogía el abrigo y me colgaba el bolso sobre el hombro derecho, salí a la calle con paso ligero y pensamientos lentos.
Aunque era temprano reinaba el silencio, la luz de  las farolas era  amarilla y triste,  contrastando con el brillo de las luces navideñas que adornaban las calles, y es que por estas fechas los días son muy cortos y las noches demasiado largas.

De vez en cuando me detenía unos segundos  porque mi indecisión se hacia cada vez más fuerte y una aguda melancolía se apoderaba de mi estado de ánimo.
Con lentitud, para ahuyentar mis propios fantasmas  me entretenía en mirar hacia una frontera imaginaria, tan helada como vacía.
 Inventé un ritmo mientras una de mis  manos jugueteaba con las llaves  que momentos antes había colocado  en el bolsillo del abrigo.

Al llegar a casa abrí la puerta y me detuve por unos segundos mirando  (o quizá esperando) primero hacia el fondo, después a lado y lado del pasillo, anhelando que tal vez se abriera una puerta y  alguna voz  me diera la bienvenida, necesitaba oír una expresión parecida a esta,¡ qué bien que ya estés en casa, te estaba esperando!. Pero solo había silencio,  la casa estaba vacía y a oscuras. Cerré  con el pie o mejor dicho, con el tacón del zapato del pie izquierdo. Recorrí el pasillo a oscuras hasta llegar al sillón que un  día coloqué bajo la ventana, echándome sobre él sin ningún cuidado.
Me levanté y fuí  hasta el equipo de música,  en el silencio mis pasos resonaban por el piso, noté que alguna lámina del parquet andaba algo suelta. En momentos importantes me gusta escuchar la voces de los músicos que por algún motivo formaron parte de mi vida y  de mis recuerdos,  esta vez escogí a  Gene Pitney
De nuevo me dejé caer en el sillón, pero esta vez despacio, formando un ovillo con mi cuerpo, abrazándome a mi misma,  escuchando las notas que flotan en el aire, y me digo que quizá estoy desperdiciando demasiados cinco minutos de mi vida.
Y me pregunto si habrá alguna o algunas  personas que estén pronunciando las mismas palabras que yo.

viernes, 23 de diciembre de 2011

Feliz navidad chicos


Qué queréis que os diga, me gusta la Navidad desde siempre, recuerdo las navidades  de mi infancia como un tiempo muy feliz junto a mis padres y mis hermanas también con abuelos, tíos, primos.
Creo que a cada edad se vive de manera distinta.Cuando era pequeña en casa de mis padres apenas adornábamos la casa, por eso cuando fui mayor y  tuve la mía propia montaba el belén, y el árbol. Íbamos todos juntos a comprar adornos y luces. 
Este año como cada año celebraremos la Navidad en mi casa entre familia, nos regalaremos alguna cosilla, hablaremos, reiremos y cuando terminemos la casa estará como a mi me gusta que esté esos días, desordenada. Celebraremos el cumpleaños de mi hija pequeña que nació un treinta y uno de diciembre.
Recordaré a personas que he querido, que han sido importantes en mi vida, pero desgraciadamente han fallecido. Pero sonreiré y me sentiré dichosa porque otras nuevas han llegado y se han instalado en mi día a día.
Me acostaré tarde, me levantaré temprano. Echaré la vista atrás, haré repaso a todo lo que ha sucedido en mi vida en los últimos año. Posiblemente me preguntaré porqué a mí y alguna lágrima se me escapará a causa de la impotencia y la sensación de fracaso, pero los sueños siguen y las ganas de vivir también.
Con todo mi cariño, feliz navidad a todos, os lo deseo de todo corazón
Siento un gran aprecio por todos vosotros.Sed felices o por lo menos lo intentais ¿vale?
Besos


martes, 20 de diciembre de 2011

Nombrarte en silencio


Poema LVII

No te nombro; pero estás en mí
como la música en la garganta del ruiseñor
aunque no esté cantando.

Dulce María Loynaz 


No hace falta que te nombre, porque con el tiempo aprendí el lenguaje de la imaginación.
Y se que la distancia no rompe lazos, sino que los hace más fuertes.
Que las historias de amor si son correspondidas, con el tiempo se convierte en algo sólido.
Tu mirada segura es el equilibrio que necesita mis inseguridades
Eres algo bueno que ha ocurrido en mi vida, que no sé si es pequeña o grande. Redonda o cuadrada. Azul o violeta, qué mas da, es la mía, la única que tengo. Y así viviré por algún tiempo. Contigo. En ti. En nosotros Quién sabe

viernes, 16 de diciembre de 2011

Te invitaré


Te inivitaré a venir conmigo, cogerás mi mano, y  yo me apoyaré en tu brazo. Descubriremos que nuestros pasos avanzan hacia la misma vereda.
De vez en cuando haremos un alto y descansaremos, entonces yo me acercaré a tu oído y te diré palabras, algunas te gustarán porque son esperadas, pero habrá otras que no comprenderás porque las llevo escondidas.
Pero ninguna te dejará indiferente y  llegará el día que  recordarás  las que dije y las que callé.
El tiempo lo dirá. Y cuando extrañe extrañarte te buscaré.
Y en mi pizarra de números y evaluaciones pondré un cero a cada milímetro de tristeza

lunes, 12 de diciembre de 2011

Olores

 
 
 
   
 
 
Me gusta el olor a invierno, como se impregna en la ropa y huele en la piel.Me gustan los colores ocres de los árboles y los días soleados que alumbran mis ojos. Me gusta  perderme entre nostalgias de media tarde, y cuando llega la noche me acuerdo de nuestra euforia compartida y sobre todo me acuerdo de tu risa

sábado, 10 de diciembre de 2011

Candilejas


Veo futilidad en todas las cosas. La veo incluso en las flores, la siento hasta en la música. La vida no tiene objeto ni significado.

¿Por qué habría que tenerlo? La vida es deseo, no significado. El deseo es el motivo de toda existencia.
A veces en la juventud tenemos pocas ganas de vivir, que no sea demasiado tarde cuando nos aferremos a la vida... Como a mi edad, a estas alturas la vida llega a ser un hábito.

La felicidad... ¿existe? ¿donde? Cuando era niño me quejaba a mi padre porqué no tenía juguetes y él respondía señalándose la frente con el dedo índice: Este es el mejor juguete que se ha creado. Todo está aquí. Ahí está el secreto de nuestra felicidad.

La vida es preciosa, magnífica. Existe algo tan inevitablemente poderoso como la muerte. Es la vida. Piense en la fuerza que hay en el universo, la que mueve la Tierra, hace crecer los árboles y esa fuerza es la misma que usted lleva dentro si es que tiene valor y voluntad suficientes para utilizarla.

El tiempo es un gran autor, siempre da con el final perfecto.

Esto es lo que somos todos: amaters. No vivimos lo suficiente para llegar a ser otra cosa.
">

jueves, 8 de diciembre de 2011

Lo que me diste cuando nada pedí

">
Sólo he querido de ti lo que me diste cuando nada pedí.


Hay canciones que dicen todo

martes, 6 de diciembre de 2011

Contraluz

Jack Vettriano

A estas horas de la tarde, eligo semipenumbra entre cuatro paredes, sentada frente a la ventana me entretengo en observar el polvo a contraluz. Una luz que deslumbra e invita a aferrarse a la vida . Y lo celebro. Aunque son instantes efímeros reconfortan y redimen, resquicios de recuerdos…y entre esas motitas de polvo que crean ambiente estás tú. Tu imagen imperecedera a la que rindo tributo, me aferro y me propongo que jamás se diluya ni desdibuje entre tiempo y vacío.

lunes, 5 de diciembre de 2011

Gilgi, una de nosotras.-Irmgard Keun


Publicada en 1931, esta primera novela de Irmgard Keun es el penetrante retrato de una mujer que intenta abrirse camino en una época marcada por el ritmo acelerado de la metrópolis y las turbulencias económicas y políticas. Un retrato de una sociedad y del despertar a la edad adulta y a la responsabilidad de una joven.

La protagonista, Gilgi es una chica joven, equilibrada y muy disciplinada. Su tiempo lo dedica a trabajar como mecanógrafa, estudia idiomas y sale con sus amigos.

Le gusta ser independiente, por eso ahorra cada mes algo dinero pesando en el futuro. Pero un día sus padres le cuentan algo sobre su procedencia, además conoce a alguien y se enamora, desde ese momento todo cambia en su vida. Mantiene una lucha contra si misma. La cabeza le dice una cosa, el corazón otra...
De la autora no sabía nada antes de leer el libro, que por cierto su portada me llamó la atención enseguida al verlo en la estanteria de la librería y ha sido un acierto porque he disfrutado muchísimo con la lectura

Se mete perfectmente en el universo de la mujer.Utiliza diálogos y frases cortas, pero es que no necesita más porque describe a la perfección cualquier detalle. Es una novela realista, que habla del amor y sus consecuencias, al dejarnos llevar por los sentimientos sin atender a razones, aunque tengamos la certeza de que esa relación nos desmorona y desintegra hasta extremos insospechados.

Y me ha resultado curiosa la gran similitud que existe entre los acontecimientos que se desarrollan en el libro y los que estamos viviendo hoy, porque aunque esté ambientado en la Alemania de los años treinta, en aquellos momentos también se vivía inmersos en una gran crisis. Los despidos y el crecimiento de desempleo era algo que estaba a la orden del día.
Un libro muy recomendable

Como siempre he subrayado varios párrafos, pero pongo este que me ha gustado mucho, son los pensamientos de Gilgi por la mañana temprano de camino al trabajo, cuando sube al tranvía y observa a la gente que hay a su alrrededor, que como ella también se dirigen al trabajo.

Gente del vagón, ¿no estáis contentos?

Estamos tan cansados…

¿Pero no ganáis dinero?

Muy poco.

Podríais sacarle más partido.

Es muy difícil.

Por eso es bonito.

No, no es bonito.

Corren malos tiempos. A nadie le gusta ser quien es. A nadie le gusta hacer lo que hace,

Y este otro en el que ella todavía no es consciente de su adicción u obsesión que siente por Martin, y se desespera porque sabe que su personalidad merma cada día que pasa un poquito más, pero ni puede ni quiere luchar contra eso, ama a Martin, y ha creado un mundo en el que solo tienen cabida ellos dos. Por suerte siempre se está a tiempo de reaccionar y dar marcha atrás aunque sea para toamr el impulso necesario y empezar de nuevo. Porque existen relaciones que matan. En solitario se sufre, pero juntos fallecen.

Gilgi acerca la cabeza de Martin a la suya y lo besa. Todo está negro, todo da vueltas... Algo tiene que haber que dure, que sea estable. Gilgi le rodea el cuello, erguido y musculoso, con los brazos...

sábado, 3 de diciembre de 2011

Lo suave, lo leve...


Steve Hanks

Bach, brisa, caricia, beso, melodía
labios, ternura, tú, pétalo
roce, piel, nuca, humo, nube
Latido, rumor, labio, pluma
agua, cuerpo, soplo, sábana
pluma, tesón, volar, mano
voz, palabra, complicidad
despertar, mañana, ducha, toalla