martes, 1 de noviembre de 2011

Siempre queda


Michael W Mao

El poeta dice :
nosotros, los de entonces ya no somos los mismos
Y es cierto, porque a lo largo de la vida nos vamos metamorfoseando, y un día nos damos cuenta de que dormimos espalda con espalda, barruntando el inminente desmoronamiento de aquello que creímos eterno.
Pero aunque no seamos los de entonces tampoco podemos borrar lo vivido, porque en el camino recorrido dejamos huellas imborrables. También sombras.
Y descubrimos que tenemos tanto miedo a la derrota que no nos atrevemos a abrir la puerta, damos media vuelta deseando volver, deseando reparar. Incluso iniciamos el regreso, pero a medio camino olemos a cansancio y a gastado,
Lo inteligente es continuar persiguiendo la propia felicidad. Sin olvidar. Mantener las pupilas empapadas de memoria, pero con ansias de descubrir nuevamente el misterio de reír por todo y por nada