viernes, 11 de febrero de 2011

Volver a verla, de Javier Arguello


En un confuso movimiento de labios y de caricias se enredaron en silencio, conteniendo en un calmo amor todos los gritos y gemidos que al no salir de la boca de ella, él tampoco quiso liberar. Cuando todo terminó, ambos exhaustos, se quedaron dormidos. Al despertar, Ramiro se encontró solo y desnudo.
Por un segundo llegó a pensar que se había tratado de un sueño pero todavía tenía el olor de ella impregnado en la piel, y la ropa desparramada por el piso de la habitación fue la confirmación de que en realidad había ocurrido, de que todo había sido tan real como esos pechos blancos que ya no olvidaría. No sabía que pensar. Por más que intentaba hallar una lógica en todo aquello, no podía encontrarla. De pronto el terror lo invadió al caer en la cuenta de que no conocía su nombre ni su teléfono, ni ningún otro dato que le permitiera dar con ella. Se levantó sobresaltado y comenzó a buscar una posible nota que no encontró…
Siete cuentos imposibles de Javier Arguello