lunes, 14 de febrero de 2011

Rotación



Anseln Adams

Se apagaron las luces y la oscuridad asustó a la belleza haciendo que ésta desapareciera al instante, la felicidad del momento pasó a ser desolación. Lo que hasta entonces era bonito se tornó feo

Las cosas, igual que los instantes aparecen y desaparecen a su antojo y el tiempo, que es caprichoso se detiene ante nosotros cuando no sabemos a dónde ir