sábado, 12 de febrero de 2011

Nocturno insomne


Hooper

Cuando siento que sobre mí pesan continuados desaciertos, no hablo. Tampoco escribo.
Pero no me importa, sé que cualquier día de estos se me ocurrirá algo.
Ahora es tarde y me noto algo dispersa. Ha cesado de llover, pero se oye azotar el viento sobre las ramas del único árbol que hay en el jardín.
Me desagrada que por la noche haga viento, desde pequeña me asusta. Y desde entonces en noches así, como la de esta noche de ahora escondo el rostro bajo las sábanas, pero enciendo la luz de la mesilla de noche
No puedo dormir y me hago preguntas, pero eludo cualquier respuesta