jueves, 24 de febrero de 2011

Fortaleza


A veces el lugar donde residen los sentimientos se convierte en roca por tiempo limitado. Digo limitado porque en cualquier momento se pone en funcionamiento la máquina invisible que establece conexión directa entre ilusión y palabra y sucede que ambas se gustan y deciden enlazarse y cogidas de la mano inician el arriesgado camino al ritmo de la melodía entre cautelosa y juguetona