domingo, 27 de febrero de 2011

Ese maldito yo.-E.M.Cioran


Rodney Smith

Cada vez que escribo a una amiga nipona, le recomiendo una obra de Brahms. En su última carta me cuenta que acaba de salir de una clínica de Tokyo a la que fue trasladada en ambulancia por haberse entregado demasiado a mi "ídolo". ¿Ha sido a causa del Trío nº 2 opus 87 o de la Sonata nº2 opus 99? Qué importa... Sólo lo que invita al desfallecimiento merece la pena ser escuchado.
Ese maldito yo de E.M.Cioran

">