domingo, 27 de febrero de 2011

Ese maldito yo.-E.M.Cioran


Rodney Smith

Cada vez que escribo a una amiga nipona, le recomiendo una obra de Brahms. En su última carta me cuenta que acaba de salir de una clínica de Tokyo a la que fue trasladada en ambulancia por haberse entregado demasiado a mi "ídolo". ¿Ha sido a causa del Trío nº 2 opus 87 o de la Sonata nº2 opus 99? Qué importa... Sólo lo que invita al desfallecimiento merece la pena ser escuchado.
Ese maldito yo de E.M.Cioran

">

viernes, 25 de febrero de 2011

jueves, 24 de febrero de 2011

Fortaleza


A veces el lugar donde residen los sentimientos se convierte en roca por tiempo limitado. Digo limitado porque en cualquier momento se pone en funcionamiento la máquina invisible que establece conexión directa entre ilusión y palabra y sucede que ambas se gustan y deciden enlazarse y cogidas de la mano inician el arriesgado camino al ritmo de la melodía entre cautelosa y juguetona

martes, 22 de febrero de 2011

El mismo amor La misma lluvia


¿Vos creés en el destino?
Creer o Reventar
Vos no me falles, que yo no te fallaré.

El amor, el heroísmo, la pasión, quien me manda a mí escribir sobre cosas que no tengo la menor idea. Sobre el miedo tendría que escribir yo, cátedra podría dar. Por miedo te perdí, por miedo hago un laburo que odio, le falle a Mastronardi, a su hijo. Yo siempre pensé que lo que tocara se iba a convertir en oro, mira vos, todo lo que toco se convierte en mierda

Perder a alguien por miedo. Dejar pasar el amor de verdad por temor al dolor. Malgastar la existencia y el talento en un trabajo absurdo. Guiarse por la esperanza y no por la experiencia. ¿La vida? La vida es eso que discurre mientras tratas de averiguar qué es la vida, soltó John Lennon. Se vive en un país en el que suceden cosas. Las cosas pasan y quedan en los libros de Historia. La historia personal la conforman recuerdos y personas. Las personas van y vienen. Hasta que una noche de lluvia quedan grabadas a fuego en el corazón
A veces pienso que las charlas sin importancia en lugares sin importancia, fueron los momentos más importantes de mi vida.

martes, 15 de febrero de 2011

Me ausento



Desde mañana hasta el martes estaré fuera, no se si podré conectarme; la idea es estar ocupada en hacer lo que me gusta, en tener prisa porque quiero tenerla para que se me escapen las menos cosas posibles, la idea es no tener horarios, la idea es pasar la mayor parte de la horas riendo y conversando, la idea es regresar.

lunes, 14 de febrero de 2011

Rotación



Anseln Adams

Se apagaron las luces y la oscuridad asustó a la belleza haciendo que ésta desapareciera al instante, la felicidad del momento pasó a ser desolación. Lo que hasta entonces era bonito se tornó feo

Las cosas, igual que los instantes aparecen y desaparecen a su antojo y el tiempo, que es caprichoso se detiene ante nosotros cuando no sabemos a dónde ir

domingo, 13 de febrero de 2011

El final del ave Fénix, de Marta Querol


Contraportada

La historia desde 1934 hasta nuestros días de dos familias, los Lamarc y los Company, cobra vida en El Final del Ave Fénix.

Cuando en España comenzaba a presentirse la Guerra Civil, en cada una de estas familias, verán la luz dos niños, Elena y Carlos, cuyas vidas estarán predestinadas a cruzarse. Irán creciendo en dos mundos paralelos, sin conocer ninguno de ellos el afecto de una familia al uso. Elena, como la hija mayor de un matrimonio frívolo y de clase alta, que la acepta como una más de sus posesiones materiales; y Carlos como el pequeño de una familia modesta, dividida por la tragedia, y que aprende a sobrevivir en las calles durante la guerra.
En un mundo en que nada es lo que parece, plagado de intrigas, lujos, miserias y de situaciones límite, irán creciendo hasta que en la edad adulta, unidos en una tormentosa relación en la que los negocios se mezclan con la pasión, se tendrán que enfrentar con sus propios fantasmas.
A partir de los últimos instantes de la vida de su madre, Lucía intentará recomponer, en un flashback, el complejo puzzle que fue su existencia y la de los seres que la rodearon.
La novela muestra en diálogos rápidos y de gran realismo, las entrañas y convencionalismos imperantes en la España del siglo XX, la lucha de la mujer por encontrar su lugar en la sociedad y nos sumerge por completo en unas vidas que el lector llegará a hacer suyas.

Aunque hace tiempo que tengo conocimiento del libro y los buenos comentarios que sobre él se han escrito me he tomado mi tiempo hasta ponerme con él; aunque la verdad es que uno de los motivos de mi tardanza es lo difícil que es hacerse con él. En esto de la lectura voy a contracorriente. Nunca leo nada si no me veo preparada para ello. Nunca termino un libro por cabezonería. Si no me interesa lo dejo; creo que mi tiempo es mas bien escaso y demasiado valioso como para esforzarme en una lectura que no consigue cautivarme.

Pero El final del ave Fénix, es un libro de 522 páginas que me ha durado tan solo dos días, con la consiguiente pena que he sentido de terminarlo tan rápido

El prólogo, es uno de los más bonitos y emotivos que he leído, y desde las primeras páginas me he sentido atrapada con las letras de Marta, la autora.

Está escrito con una prosa ágil, amena, transparente. Cuenta la historia de una familia de la época .Una época de penurias y carencias. Unos años en los que la mujer era considerada como un ser secundario y siempre tenía las de perder.

Antes de empezar a leer el libro pensaba que me encontraría en sus páginas sobretodo referencias a la guerra, pero no es así, además una cosa que me ha gustado mucho es que en la novela no se decanta por ninguno de los bandos.

Es una novela que gira alrededor de los personajes. Los hay que inspiran odio, Lolo es insufrible, en cambio Elena es admirable, y Carlos, a ratos me ha inspirado ternura. En definitiva es una familia y como en todas las familias hay un poco de todo.

Mi opinión es que sin duda alguna es un libro muy recomendable, y es una pena que libros de semejante categoría sea tan difícil de encontrar y por el contrario existen libros pésimos que se hallan en la lista de los más vendidos.

Quiero añadir lo genial que es Marta, es una persona muy discreta y sencilla que no va alardeando del libro, ni de que fue finalista del Premio Planeta; creo que esa actitud dice mucho a su favor.

Marta te deseo lo mejor aunque estoy convencida de que vas a tener mucha suerte en tu vida literaria porque te lo mereces, por curranta y por buena gente.


sábado, 12 de febrero de 2011

Nocturno insomne


Hooper

Cuando siento que sobre mí pesan continuados desaciertos, no hablo. Tampoco escribo.
Pero no me importa, sé que cualquier día de estos se me ocurrirá algo.
Ahora es tarde y me noto algo dispersa. Ha cesado de llover, pero se oye azotar el viento sobre las ramas del único árbol que hay en el jardín.
Me desagrada que por la noche haga viento, desde pequeña me asusta. Y desde entonces en noches así, como la de esta noche de ahora escondo el rostro bajo las sábanas, pero enciendo la luz de la mesilla de noche
No puedo dormir y me hago preguntas, pero eludo cualquier respuesta

viernes, 11 de febrero de 2011

Volver a verla, de Javier Arguello


En un confuso movimiento de labios y de caricias se enredaron en silencio, conteniendo en un calmo amor todos los gritos y gemidos que al no salir de la boca de ella, él tampoco quiso liberar. Cuando todo terminó, ambos exhaustos, se quedaron dormidos. Al despertar, Ramiro se encontró solo y desnudo.
Por un segundo llegó a pensar que se había tratado de un sueño pero todavía tenía el olor de ella impregnado en la piel, y la ropa desparramada por el piso de la habitación fue la confirmación de que en realidad había ocurrido, de que todo había sido tan real como esos pechos blancos que ya no olvidaría. No sabía que pensar. Por más que intentaba hallar una lógica en todo aquello, no podía encontrarla. De pronto el terror lo invadió al caer en la cuenta de que no conocía su nombre ni su teléfono, ni ningún otro dato que le permitiera dar con ella. Se levantó sobresaltado y comenzó a buscar una posible nota que no encontró…
Siete cuentos imposibles de Javier Arguello

miércoles, 9 de febrero de 2011

Pedro Casariego Córdoba



Masao Yamamoto

Enciende una vela cuando te enamores, y apágala cuando la mujer de la que te has enamorado se enamore de ti, porque ya no necesitarás otra luz que la de sus noches.


Pedro Casariego Córdoba, Del Cuaderno Amarillo

martes, 8 de febrero de 2011

Una mañana ruidosa


Desde la ventana no veo el trazado que debe guiarme hasta allí

Pero sé que es real. Y también sé que existe.

Porque en la inmensidad también se puede encontrar cercanía

Probablemente ese sea el motivo por el que hoy me he acordado mucho de tí


Me gustaría


Masao Yamamoto

Buscar palabras

Encontrar color

Saber expresar

Tener conocimiento del silencio

Aprender lo que un día olvidé

Conseguir que el sol no evapore las ilusiones condensadas

Buscar la fórmula para que los sueños no se desvanezcan

domingo, 6 de febrero de 2011

El recuerdo

">


Cuando vi el restaurante los recuerdos se agolparon en mi mente,cerré los ojos y retrocedí en el tiempo dejándome llevar hasta aquella lejana noche de invierno, después, continué conduciendo hasta la primera rotonda que encontré; di la vuelta y me dirigí hacia el aparcamiento. Detuve el coche. Dejé las llaves puestas en el contacto y bajé con la intención de entrar al local, quería comprobar si todavía seguía allí aquel rincón, la mesa siempre preparada para dos; pero no lo hice. Me quedé fuera dispuesta a guardar en el hueco de mi memoria el conjunto de imágenes y sensaciones que componen las horas compartidas en aquella noche.
Me mantuve quieta frente a la cristalera que da al interior, con los ojos muy abiertos retrocedí hasta aquella noche, recordando la euforia y las ganas de sabernos. El torbellino de la ilusión ante lo inesperado hizo que que rechazáramos la invitación  a la cena de amigos. No estaba bien. Lo sabíamos. Pero no nos importó los comentarios. Tampoco los reproches.
Ahora evoco aquellas horas en que nos hablábamos con los ojos, también con las manos y siempre mirándonos a los labios, tus gestos eran delicados, tus palabras fascinantes.
Por aquellos días pronunciar tu nombre me producía tal influjo que apenas conseguía balbucear pequeñas frases entrecortadas y sin sentido.
La ilusión suplía cualquier carencia anterior. Recordé el olor del perfume del domingo. Escuché desde la memoria la voz de Roberta Klack.
Y me alejé de ese lugar mientras un dolor punzante me dañaba el alma . 
En el pasado tú me diste vida. Hoy me la quitas. Sabe Dios hasta cuando no habrá descanso

sábado, 5 de febrero de 2011

La sed, de George Simenon


Contraportada:
En la idílica Floreana, una isla en el archipiélago de las Galápagos, vive desde hace cinco años Frantz Müller, eminente profesor universitario de Berlín y autor de importantes obras filosóficas. Tiene como compañera a Rita y, como vecinos, a los Herrmann, que se han instalado en la isla con la esperanza de que mejore la salud de su enfermizo hijo Jef. Acorde con su filosofía existencial, la forma de vivir de los habitantes de Floreana es muy primitiva, casi de subsistencia, pues sólo cada seis meses les trae víveres una goleta. Pero la paz de la isla se ve arruinada el día en que desembarca la excéntrica e insoportable condesa Von Kleber, que, acompañada de los gigolós Nic y Kraus, llega decidida a abrir un hotel para turistas adinerados en lo que ella considera el paraíso.


Franz Miller cansado y decepcionado de lo que le rodea decide un buen día abadonarlo todo para irse a vivir a una isla desierta, le acompañará Rita, una chica bastante más joven. que él El profesor está casado, pero descubre que su esposa le es infiel con el marido de Rita.

En la isla llevan una vida tranquila y silenciosa, tienen como vecinos a un matrimonio con un hijo que padece una enfermedad nerviosa, si vivieran en la ciudad probablemente el chico estaría ingresado en un psiquiátrico, es uno de los motivos por lo que también decidieron quedarse a vivir en la isla.

Y así, con esa paz y sosiego transcurren los días con sus noches, pero esa paz se interrumpen cuando un día llega un barco en el que viaja una condesa, a la que le acompañan dos hombres, con la idea de instalarse en la isla y abrir un hotel de lujo para turistas.

A partir de ese momento todo se complica y lo que hasta ahora era sosiego y tranquilidad se convierte en algo cada vez más molesto y difícil de sobre llevar

Hace días que terminé de leer esta novela y aunque me ha encantado no se muy bien cómo comentarla, me cuesta mucho encontrar palabras para definirla.

Pero es que el libro está muy bien escrito, cada vez me gusta más el Simenon de este estilo de novela que el Simenon de Maigret.

Es una autentica delicia leer como describe la humedad de la isla que les va calando mientras caminan, es una maravilla leer como describe la lluvia, la vegetación, las puestas de sol y los amaneceres…

miércoles, 2 de febrero de 2011

Recogiendome en ti


Manos que ven, que reconocen, que invitan, manos delicadas, manos que hablan, manos que fascinan, manos cálidas, manos que protegen, manos que envuelven, manos que reclaman, manos que ofrecen, manos que recorren, manos que se quedan.

Tus manos.