domingo, 10 de octubre de 2010

Emociones propias


Durante toda la noche ha estado lloviendo a mares, no ha parado ni un solo momento de llover.

Me gusta la lluvia por muchos motivos, entre ellos porque que limpia y purifica

Cuando cesa de llover se respira mejor y todo se ve con luminosidad asombrosa

Pero existe el inconveniente de que tanta limpieza deja al descubierto las emociones, esas emociones que solo me pertenecen a mi, y que nunca compartiré con nadie, por eso hasta que no transcurre unas horas de la lluvia prefiero permanecer sola y solo me permito como única compañía mi música preferida.