sábado, 11 de septiembre de 2010

Espuma de mar


Una y otra vez me hago las mismas preguntas
¿Adonde irán a parar los sueños que estuvieron a punto de realizarse pero por algún motivo no fue posible?
¿Adonde las promesas que por alguna causa no se cumplieron?
¿Adonde las ilusiones perdidas?
¿Adonde están los recuerdos que hicieron mella en el alma?
¿Y los olvidos que no aprendimos a recordarlos?
Esta tarde mientras paseaba han vuelto a mi mente las mismas preguntas.
Y he pensado en la posibilidad de que estén todos condensados entre la espuma de las olas del mar de media tarde que contemplaba.
Quizá vayan y vengan, quizá no desaparecen del todo, quizá no se pierden, quizá vayan al encuentro de alguien.
Es una posibilidad ¿no?